Escuchar este artículo

“Agotado”, médico de EE. UU. espera acabar pronto con la COVID

Jueves, 20 de Enero de 2022
James Samuel Pope es director de la unidad de cuidados intensivos del hospital de Hartford.

"Agotado" y desbordado por el flujo de pacientes con COVID-19, la mayoría sin vacunar, el doctor James Samuel Pope, director de la unidad de cuidados intensivos del hospital de Hartford, en Connecticut, espera que esta ola de ómicron sea la última.

"La frustración es real (...) estamos todos agotados", declara el médico estadounidense que, excepcionalmente, ha abierto las puertas de su unidad de cuidados intensivos a la AFP.

Lea además Austria a punto de convertirse en el primer país europeo con vacunación obligatoria

 

Tras casi dos años de epidemia en Estados Unidos, que con 847.000 muertos es el más enlutado del mundo, "es difícil encontrar a alguien del personal que está aquí desde el principio que piense que ha sido una experiencia positiva que le ha cambiado la vida", dice el doctor Pope, que corre de una cama a otra de su unidad.

A la cabecera de sus pacientes, la mayoría sin vacunar, a veces inmunodeprimidos, pregunta a una paciente por los "dolores" eventuales, un poco más allá le pregunta a un hombre si "respira" correctamente y quiere escucharle cómo tiene la "tos".

Mientras supervisa el ritmo cardíaco de una paciente intubada y escruta las radiografías de otro enfermo, Pope conversa con sus enfermeras y "se sorprende, todavía, de ver a tanta gente sin vacunar llegando" al hospital.

Una de las enfermeras le responde que ninguno de los pacientes "está vacunado".

Difícil para el personal sanitario del hospital de Hartford mantener intactos la fe y el entusiasmo en su trabajo: "No, no voy a seguir haciendo esto, es agotador. Espero que acabe. Espero que sea la última gran ola", dice el médico.

Le puede interesar Djokovic es cofundador de empresa que desarrolla tratamiento contra covid

 

En cualquier caso, el número de contagios diarios de COVID-19 seguía cayendo el miércoles en Estados Unidos, haciendo esperar que el pico de la ola de la variante ómicron podría haberse alcanzado: el número de nuevos casos diarios se eleva esta semana a unos 700.000, frente a los casi 800.000 de la semana pasada, según datos de los Centros de Prevención y Lucha contra las Enfermedades (CDC).

Estados Unidos registra unos 1.700 muertos diariamente y un récord de 160.000 pacientes hospitalizados con COVID-19.

Como todo el personal sanitario que lucha contra ómicron, el doctor Pope constata que "hay suficiente número de personas que se contagian para que incluso el pequeño porcentaje de personas realmente graves supere (la capacidad) de nuestras urgencias". 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
AFP
AFP

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda