Escuchar este artículo

Alarma mundial por propagación de la COVID-19

Lunes, 30 de Noviembre de 2020
El jefe de la OMS prometió que hará todo lo posible para esclarecer el origen del coronavirus.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la voz de alarma el lunes ante la rápida propagación de la COVID-19 en Brasil y en México, exhortando a las autoridades de ambos países a tomárselo “muy en serio”.

“Creo que Brasil debe tomárselo muy, muy en serio. Es muy, muy preocupante”, advirtió Tedros Adhanom Ghebreyesus ante la evolución de la COVID-19 en el país sudamericano, cuyo presidente, Jair Bolsonaro, niega la gravedad de esta enfermedad y la semana pasada adelantó que no se vacunará.

Durante la rueda de prensa quincenal que su agencia dedica a la pandemia en Ginebra, el jefe de la OMS lanzó la misma advertencia con respecto a México que, señaló, está “en mala situación”.

“El número de casos y muertes se duplicó”, declaró con preocupación, antes de insistir: “Queremos pedirle a México que se lo tome muy en serio”.

Brasil, que cuenta con 212 millones de habitantes, es el segundo país más enlutado por la pandemia, con más de 170.000 fallecidos, por detrás de Estados Unidos, según la universidad Johns Hopkins.

Lea aquí:

'El éxito de la vacuna depende del combate a la desinformación': Cruz Roja

“No lo haré”

El director general de la OMS señaló que Brasil había logrado reducir en casi dos tercios el número de casos desde el pico en julio, con 114.000 contagios durante la semana del 2 de noviembre.

Pero “durante la semana del 26 de noviembre se llegó de nuevo a 218.000 por semana”, subrayó.

“Si toman el número de muertos la semana del 2 de noviembre es de 2.538 y ahora estamos en 3.876”, continuó.

El presidente brasileño de extrema derecha fue criticado por su gestión de la pandemia, minimizando su gravedad y oponiéndose a la restricción de las actividades económicas.

El propio Bolsonaro, de 65 años, superó la enfermedad en julio tras haberse contagiado del coronavirus y aprovechó la ocasión para reafirmar su fe en la hidroxicloroquina, cuya eficacia no ha sido probada científicamente.

“Les digo, no lo haré”, lanzó el jueves respondiendo a si se vacunaría.

México, por su parte, rebasó el umbral de los 100.000 muertos el 20 de noviembre, y ocho días después superó por primera vez desde el inicio de la pandemia los 12.000 casos diarios.

En Ciudad de México, los contagios aumentaron en un 30% la semana del 23 al 28 de noviembre, según cifras oficiales.

“Nos basaremos en la ciencia”

Por otra parte, el jefe de la OMS prometió el lunes que hará todo lo posible para esclarecer el origen del coronavirus, rechazando las acusaciones según las cuales la agencia de la ONU es demasiado complaciente con China.

“Queremos conocer el origen y haremos todo lo posible para conocerlo”, prometió Ghebreyesus, cuya agencia espera enviar rápidamente un equipo científico internacional a la ciudad china de Wuhan, considerada como el origen de la pandemia.

“No hay nada que ocultar”, aseguró. “La posición de la OMS es muy, muy clara: debemos conocer el origen de este virus, pues puede ayudarnos a prevenir futuras epidemias”, agregó.

Ghebreyesus señaló que se trataba de una “cuestión técnica” y lamentó que algunos la hayan “politizado”.

Estados Unidos, el país más asolado por la pandemia con más de 262.000 muertos, acusó públicamente a Pekín de ocultar cosas y a la OMS de plegarse a la voluntad de las autoridades chinas. Otros Estados miembros, aunque menos críticos, creen que China frenó el proceso.

“No dejaremos de buscar la verdad sobre el origen del virus, pero nos basaremos en la ciencia”, insistió el jefe de la OMS.

Aunque los científicos creen en general que el huésped original del virus es un murciélago, se desconoce el animal intermedio que permitió el contagió a humanos.

Le puede interesar:

Moderna solicita autorización para su vacuna de COVID-19 en EEUU y Europa

La cuarta ola

Se han registrado al menos 1.460.018 muertes en el mundo desde que el virus emergió en China en diciembre pasado, según un recuento de fuentes oficiales compilado por AFP.

En América Latina y el Caribe, la región donde el virus ha sido más mortífero, se han registrado 12.968.821 casos y más de 446.732 fallecimientos.

Europa sigue batallando para disminuir el número diario de muertes y contagios con una variedad de fórmulas luego de que los fallecimientos alcanzaran los 400.000 este fin de semana.

El gobierno autónomo de Gales decidió el lunes que los bares y restaurantes de esa parte de Reino Unido dejen de servir alcohol y cierren a las 18h a partir del viernes.

En Asia, Hong Kong reinstauró el lunes nuevas medidas de distanciamiento social, algunas en sus niveles más estrictos desde el inicio de la pandemia, mientras las autoridades luchaban contra una cuarta ola de contagios.

“Esta nueva ola llegó muy rápido a Hong Kong”, afirmó ante los periodistas Carrie Lam, jefa del Ejecutivo de la región. Las nuevas medidas entran en vigor el miércoles, añadió.

El descontento por el aumento del número de contagios provocó disturbios en una prisión de Sri Lanka donde los guardias mataron a tiros a ocho reclusos e hirieron al menos a otros 71.

Por semanas, las cárceles del país han sido escenario de disturbios mientras la cifra de casos deCOVID-19 aumentan y las autoridades prohíben las visitas.

Por otro lado, el éxito de Australia contra la pandemia hizo que los estudiantes internacionales llegaran a ese país por primera vez desde que cerró las fronteras en marzo, con un vuelo chárter que aterrizó en Darwin el lunes.

Las universidades han estado perdiendo dinero debido al cierre indefinido de la frontera, que ha bloqueado a los estudiantes extranjeros que mantienen a flote el multimillonario sector.

Y Nueva York tomó un pequeño paso hacia la normalidad.

El alcalde Bill de Blasio anunció que las escuelas primarias reabrirán con clases presenciales el 7 de diciembre.

Los medios de comunicación estadounidenses informaron que los primeros envíos de la vacuna Pfizer contra la COVID-19, uno de los primeros en afirmar una alta efectividad, junto con Moderna, habían llegado a Estados Unidos desde un laboratorio de la compañía en Bélgica.

Pfizer estaba utilizando vuelos chárter para posicionar de forma adelantada la vacuna para su distribución rápida una vez que reciba la autorización.

Image
AFP
AFP