Escuchar este artículo

Caleña, víctima de agresión en acto racista en Portugal

Miércoles, 27 de Junio de 2018
21 años tiene la joven agredida, quien reside en ese país desde hace 18 años.

Por su color de piel, una caleña, de 21 años, fue agredida brutalmente por un celador de transporte en la ciudad de Oporto, en Portugal.

Los hechos ocurrieron en una parada de bus en el momento en que Nicol Valentina Jiménez, en compañía de un par de amigas, se disponía a tomar el bus que la llevaría a su casa después de salir de celebrar las tradicionales ferias de San Juan, que se realizan cada año en el centro de esa ciudad.

Ella, junto a su madre y su hermano, reside en Portugal desde hace 18 años. 

Según relata Ángela Patricia Quinayas, madre de Nicol, y quien fue la mujer que denunció el hecho, durante la celebración la chica había acordado con sus amigas verse en la parada del bus del Metro una vez terminara la fiesta.

“Cuando ella llegó, sus amigas estaban en la parte delantera de la fila y ella las acompañó. Sin embargo, muchas personas se disgustaron y le dijeron que se saliera. Ella pidió perdón y se iba a pasar a la parte trasera de la fila, pero la señora que estaba detrás la dejó quedarse en su lugar por ser el día de San Juan”, contó Ángela.

Justo en el momento en que se abrieron las puertas del bus de transporte, un celador del sistema la jaló de manera violenta del brazo y le dijo: “tú en este bus no te vas, negra de mierda. Tú te vas en un bus de tu tierra”.

De ahí empezó una serie de maltratos verbales y físicos mientras el celador empujaba a la joven y ella se resistía a bajar del bus.

“Fue entonces, mientras mi hija se resistía, que el señor la tiró al suelo y le propinó dos puños y una patada en la cara”, dijo Ángela al afirmar que no es la primera vez que su hija es víctima de discriminación por el color de su piel en ese país.

“Hace dos años nosotros habíamos conseguido mudarnos a un edificio y a solo dos días de haber llegado ahí un joven amenazó a mi hija diciendo que nos iba a hacer la vida negra para que nos fuéramos. 

Según él, en ese lugar no querían a los negros. Dos meses después tuvimos que buscar otro lugar para vivir”, dijo la mujer.

Finalmente, la mujer dijo que en la tarde de este lunes se dispuso a interponer la demanda contra el agresor de su hija ante las autoridades policiales de Portugal. 

“Espero que mi hija pueda superar esta traumática experiencia y que el Gobierno colombiano nos brinde apoyo, protección y asesoría en esta caso”, aseguró la mujer.

Image
Colprensa
Colprensa