Escuchar este artículo

Campaña electoral boliviana avanza bajo críticas a Evo Morales

Domingo, 21 de Abril de 2019
El mandatario se ha mantenido en el poder por trece años y busca un cuarto mandato.

A seis meses de las elecciones generales en Bolivia, el mandatario Evo Morales se enfrenta a constantes críticas a la legalidad de su candidatura a un cuarto mandato, mientras la oposición aparece envalentonada, aunque dividida.

“Evo Morales está yendo a una elección con una gran pérdida de popularidad. Es la primera vez en 13 años que las encuestas no le favorecen”, dijo el analista político Carlos Cordero.

En el poder desde 2006, Morales, un indígena de tendencia izquierdista y aliado de Venezuela y Cuba, busca su cuarto mandato consecutivo, en medio de críticas de la oposición, que le reprocha haber desconocido el resultado del referendo de 2016 contra su repostulación. 

Un año después de esa consulta popular un fallo del Tribunal Constitucional habilitó a Morales a buscar la reelección de manera indefinida, con el argumento de que amparaba sus derechos humanos.

Pero encuestas recientes revelan un virtual empate técnico en intención de voto (34 % contra 33 %) para las elecciones presidenciales del 20 de octubre entre Morales y Carlos Mesa, su principal contrincante, lo que abre las posibilidades a un inédito balotaje. 

Para Cordero, eso abre el “escenario novedoso” de la segunda vuelta, que podría robar a Morales de su intención de quedarse en el poder hasta 2025 y que “permitiría la renovación política en Bolivia y el consecuente cierre del ciclo de gobiernos de izquierda en la región”.

“Evo Morales va a hacer esfuerzos, y esto incluye actividades poco claras e inclusive fraude electoral abierto, para ganar en la primera vuelta porque si se abre una segunda, Carlos Mesa tendría la opción mayor de hacerse con el triunfo”, aseveró Carlos Borth, especialista en temas políticos.

Según Borth, 300 municipios en las zonas rurales -donde el apoyo de Morales es mayor- se abren como “un escenario de fuerte manipulación electoral”.

El oficialismo también podría contar con una ventaja en la votación en el exterior, dijo el analista, señalando que el Tribunal Supremo Electoral -acusado de parcialidad por la oposición- ha “priorizado” el empadronamiento en países donde la votación migrante favorece a Morales (Argentina, Brasil, Chile y parte de España). 

Todo ello podría darle a Morales un 10% adicional para esquivar la segunda vuelta.

Tanto Cordero como Borth coinciden en que el desprestigio de Morales radica en factores como la corrupción, el autoritarismo, la falta de respeto a la legislación vigente y los intentos de mantenerse en el poder.

El Senado estadounidense exhortó a Morales a respetar los “límites constitucionales en los mandatos presidenciales”.
   
Oposición envalentonada 

Para Cordero, Morales se enfrenta ahora a una oposición “envalentonada”.

“La oposición está envalentonada porque ve a un gobierno desprestigiado que ya no es fuerte, electoralmente hablando”, aseveró el analista, quien alude a la paradoja de que la debilidad de Morales “fortalece a la oposición, pero al mismo tiempo la divide”, pues todos piensan que tienen posibilidad de vencer a Morales.

Samuel Doria Medina, jefe político del partido opositor Unidad Nacional, criticó que “ninguno de los candidatos representa la unidad, porque todos están anteponiendo sus intereses a la necesidad de unificar a la población contra el proyecto autoritario del MAS” (Movimiento al Socialismo, partido de Morales), en declaraciones al portal Urgentebo.

Image
AFP
AFP