Escuchar este artículo

El mundo teme reacción rusa por misiles de EEUU a Siria

Viernes, 7 de Abril de 2017
Es el primer ataque directo de Washington al régimen de Bashar al Asad en seis años de guerra civil siria.

Las advertencias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre una reacción militar en Siria tras el presunto ataque químico del régimen que dejó al menos 72 muertos, terminaron en acciones.

Según informó anoche el mismo mandatario en rueda de prensa desde La Florida, las fuerzas estadounidenses atacaron con 50 misiles crucero (Tomahawk) la base aérea siria de Shayrat, cerca de la ciudad de Homs (la tercera más importante de Siria), desde donde EEUU cree que habría partido el ataque con armas químicas el pasado martes.

La operación se dio desde buques de guerra de la Marina estadounidense en el este del mar Mediterráneo, y los misiles golpearon aviones, instalaciones áreas y de suministro de gasolina de esa base.

Según dijo Trump en su breve alocución, el bombardeo responde al “interés vital de seguridad nacional” de su país, y se trata además del primer ataque directo de Washington al régimen de Bashar al Asad en seis años de guerra civil siria, lo que supone un significativo cambio de tono en la estrategia y la presencia del Gobierno estadounidense en ese país.

Y es que si bien EEUU tomó posiciones en Siria desde hace tres años, su objetivo era el Estado Islámico y su modus operandi era más tímido. De acuerdo con John Marulanda, experto en seguridad internacional, en tiempos de Barack Obama las fuerzas atacaban con drones o cohetes, pero ahora el uso de misiles teledirigidos intensifica las características del ataque y deja muy clara la intención de Trump en contra del régimen de Asad.

La respuesta inesperada de EEUU es, para Marulada, la oportunidad que encontró el mandatario de decirle al mundo que habla enserio cuando se refiere a “mano dura”, luego de que varias de sus propuestas de política interna, como el veto migratorio a seis países de mayoría musulmana o la reforma del Obamacare terminaran en fracasos por acción de los poderes Judicial y Legislativo.

Ahora bien, la decisión de lanzar misiles sin el consenso del Consejo de Seguridad de la ONU (instancia en la que Rusia dejó muy clara su oposición desfavorable a la opción del ataque) confirma que Trump no escatima en saltarse los niveles multilaterales y que, como en política interna, en política externa su prioridad es “América primero”.

En eso coincide Michael Fuchs, quien investiga sobre las prioridades de política exterior de EEUU en el Centro para el Progreso Americano, un centro de análisis en Washington: “Él (Trump) parece que se estuviera preparando para un asalto a las estructuras de influencia y poder global que los Estados Unidos construyeron en el siglo XX”, sugirió hace unos días para EL COLOMBIANO, y agregó que muestra de ellos era la propuesta del mandatario de incrementar en 10 % el ya grueso presupuesto para defensa.

“Cuando tienes a un presidente nuevo que le está apostando más al armamento que a la diplomacia, eso genera reacciones en el mundo e inestabilidad. Se traduce en una sensación de amenaza para unos y otros porque necesariamente implica mayores intervenciones y menos diálogo”, dijo.

La fractura rusa

De fondo, el ataque de EEUU a la base siria deja serias inquietudes en la comunidad internacional por la reacción de Rusia. De hecho, un par de horas antes del lanzamiento de los misiles, el embajador ruso ante la ONU, Vladimir Safronkov, advirtió: “Hay que pensar en las consecuencias negativas. Toda la responsabilidad, si hay una acción militar, estará sobre los hombros de aquellos que la inicien”.

Aunque es apresurado plantear dichas “consecuencias”, Mauricio Jaramillo, internacionalista de la Universidad del Rosario, advierte que dependerán de si a la estrategia de Trump se suma una decisión de luchar por el derrocamiento de Asad. “Para Rusia y para Irán, es inamovible la supervivencia del régimen, de manera que si Trump opta por derrocar al presidente, podría esperarse un escalamiento del conflicto, de lo contrario, sí podríamos aguardar por una solución diplomática”, afirma el experto.

No obstante, el rechazo de Trump a Asad se hace cada vez más evidente. En su rueda de prensa anoche fue enfático en que “todos los intentos de cambiar el comportamiento de Asad han fallado y fallaron de manera estrepitosa”..

Image
Colprensa
Colprensa