Escuchar este artículo

El Papa pide en Tailandia proteger niños, víctimas de explotación sexual

Viernes, 22 de Noviembre de 2019
Es necesario garantizar “a nuestros hijos un futuro digno”, dijo el pontífice.

El Papa Francisco comenzó su primer día de reuniones en Tailandia con un llamado a proteger la “dignidad” de los niños, aún víctimas de explotación sexual en el sudeste asiático, antes de reunirse con el rey y celebrar una misa frente a docenas de miles de fieles.

Es necesario garantizar “a nuestros hijos un futuro digno”, dijo el pontífice, refiriéndose a los más “vulnerables, maltratados y expuestos a todas las formas de explotación, esclavitud, violencia y abuso”. Sus declaraciones llegan treinta años después de la firma de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Adolescencia, firmada el 20 de noviembre de 1989. Tres décadas después, el sudeste asiático todavía tiene muchos casos de explotación sexual de los más jóvenes.

En la región, “casi el 70% de las víctimas de la trata con fines de explotación sexual son menores de la edad legal”, destaca la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en su último informe de 2019. Decenas de miles de niños son explotados por cámaras de video en línea, especialmente en Filipinas, pero también en Indonesia, Camboya y Tailandia.

Frente al Primer Ministro Prayut Chan-O-Cha, el Papa elogió los esfuerzos de Tailandia para tratar de “eliminar este flagelo”.

La posesión de pornografía infantil se considera un delito desde 2015 en el reino. En el mismo año, se creó en el país una fuerza especial para investigar la explotación sexual de niños en Internet.

Amplia mayoría budista 

El Papa también abordó uno de sus temas favoritos, los desafíos migratorios, que considera “uno de los principales problemas morales que enfrenta nuestra generación”.

Francisco se propone también colocar su viaje bajo la bandera del diálogo interreligioso, elogiando una “nación multicultural y diversa” que muestra “respeto y estima por las diferentes culturas y grupos religiosos”.

El papa de 82 años, ferviente defensor del diálogo interreligioso, se entrevistó con el 20º patriarca supremos, Somdej Phra Maha Muneewong, en uno de los lugares más simbólicos del budismo, una religión practicada por más del 95% de los habitantes del reino.

Antes de entrar el templo histórico del patriarca de Bangkok, Francisco se descalzó y dejando ver sus medias negras.

Descalzo y envuelto en un tradicional manto “jee worn”, el papa escuchó atentamente las palabras del patriarca.

“Desde la llegada del cristianismo a Tailandia, hace unos cuatro siglos y medio, los católicos, aun siendo un grupo minoritario, han disfrutado de la libertad en la práctica religiosa y durante muchos años han vivido en armonía con sus hermanos y hermanas budistas”, dijo el papa.

“En este camino de la mutua confianza y fraternidad, deseo reiterar mi personal compromiso y el de toda la Iglesia por el fortalecimiento del diálogo abierto y respetuoso al servicio de la paz y del bienestar de este pueblo”, agregó el papa, que exhortó a desarrollar iniciativas comunes de caridad hacia los pobres.

Tailandia tiene alrededor de 300.000 monjes en 40.000 templos. Evangelizados por misioneros jesuitas a mediados del siglo XVI, los 400.000 católicos son ultraminoritarios.

El Papa también tuvo una reunión privada con el Primer Ministro, Prayut Chan-O-Cha, quien pasó cinco años al frente de una junta militar, pero fue nombrado jefe del gobierno civil después de las controvertidas elecciones parlamentarias de marzo.

El pontífice se reunirá también en la jornada con el rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn, quien llegó al trono luego de la muerte de su padre, Bhumibol Adulyadej, en 2016, aunque fue entronizado en mayo pasado.

Image
AFP
AFP