Escuchar este artículo

Francia, ante la "madre de todas las reformas" ¿pensión a los 65 años?

La reforma no acaba de convencer a los sindicatos.

El gobierno del presidente liberal Emmanuel Macron debe anunciar este martes sus planes para retrasar la edad de jubilación en Francia, un proyecto calificado de "madre de todas las reformas" y que augura protestas masivas.


Lea: 17 muertos por choques entre manifestantes y antimotines en sur de Perú


"Si Emmanuel Macron quiere llevar a cabo su madre de todas las reformas (...), para nosotros será la madre de todas las batallas", advirtió días atrás el jefe del sindicato Force Ouvrière (FO), Frédéric Souillot.

La primera ministra, Élisabeth Borne, será la encargada de detallar el plan en una rueda de prensa a partir de las 5:30 de la tarde, si bien todo apunta a un retraso de la edad de 62 a 64 años, y no a 65 como quería Macron.

Pese a ser un retraso menor, la reforma no acaba de convencer a los sindicatos. Las ocho principales centrales deben decidir este martes una primera fecha de protestas, con el 19 o el 24 de enero en las quinielas.

"Volvemos a lo que conocieron nuestros mayores. Después del trabajo llega la tumba", denunció Philippe Martinez, de la CGT. Una cuarta parte de los hombres más pobres mueren a 62 años de media, según el instituto de estadística Insee.


Conozca: El mundo condena el asalto de seguidores de Bolsonaro y apoya a Lula


Aunque el objetivo era desvelarlo en diciembre, el gobierno decidió aplazar el anuncio en enero para que Borne tuviera tiempo para discutir con los actores sociales y los partidos e intentar garantizarse una mayoría parlamentaria.

Sus esperanzas están puestas en el tradicional partido de derecha Los Republicanos (LR), que controla el Senado y con el que el presidente centrista alcanzaría la mayoría absoluta que perdió en junio en la Asamblea Nacional.

Su jefe de filas en la cámara baja reiteró este martes sus líneas rojas a Borne, como aumentar a 1.200 euros netos mensuales (1.290 dólares, 85% del salario mínimo) de los jubilados, actuales y futuros, con derecho a una pensión completa.

"Estamos dispuestos a trabajar en ello", le respondió la primera ministra durante una agitada sesión de control en la Asamblea.

El gobierno no descarta recurrir al polémico procedimiento parlamentario, conocido como 49.3, que le permite adoptar una ley sin someterla a votación. La única manera de frenarla es aprobando una moción de censura.


Entérese: ¿Qué cambios trae la venta de pastillas abortivas en farmacias de EE. UU.?


En cualquier escenario, LR se anuncia clave. Frente al oficialismo, el frente de izquierdas Nupes y la ultraderechista Agrupación Nacional de Marine Le Pen, primer partido de oposición, ya anunciaron su rechazo a la reforma.


¿Hacia otra crisis social?

En su discurso de Año Nuevo, Emmanuel Macron defendió que la reforma busca equilibrar la caja de las pensiones, que registraría un déficit por el aumento de la esperanza de vida, y proteger su sistema redistributivo.

En Francia, los trabajadores en activo pagan las pensiones de los jubilados, cuyo porcentaje aumenta gradualmente frente a los primeros.

"A partir de 2023, este sistema registrará déficit. A partir de 2027 será de 12.500 millones de euros [13.430 millones de dólares] por año, 15.000 millones en 2030, 25.000 millones en 2040", indicó el ministro de Trabajo, Olivier Dussopt.

En lugar de 65 años, el gobierno abogaría así por un retraso a 64 años, acompañado de una aceleración de la ley de 2014 que estipula un aumento de la duración de cotización a 43 años para cobrar una pensión completa.


Aquí: Choque de autobuses en Senegal deja 40 muertos


La edad de jubilación en la segunda economía de la Unión Europea (UE) es una de las más bajas de Europa y, de salir adelante la reforma, Francia se acercaría a los 67 años adoptados o en vigor en Alemania o Italia.

Pese a ser una realidad en países vecinos, una mayoría de franceses rechazan un retraso de la edad de jubilación: un 54% se opondría frente a un 44% favorable, según un sondeo de Harris Interactive publicado el 2 de enero.

Aunque algunos observadores temen un estallido de ira popular como los "chalecos amarillos", que golpearon el primer mandato de Macron e impulsaron su imagen de "presidente de los ricos", también apuntan a un cansancio general.

"No veo que se produzca otra crisis de los 'chalecos amarillos'", dijo el politólogo Bruno Cautrès a AFP, apuntando a un ánimo nacional de "pesimismo", en plena inflación por la guerra en Ucrania y tras años de pandemia.

La ultraderechista Le Pen citó la coyuntura para interpelar a Borne: "¿De verdad cree que es bueno para el país empezar el año proponiendo precisamente una reforma de las pensiones, (...) a la que se opone el 70% de los franceses?".

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
AFP
AFP
Martes, 10 de Enero de 2023
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión