Escuchar este artículo

La barbarie en las cárceles de Ecuador; prisioneros decapitados

Jueves, 25 de Febrero de 2021
En crisis ha entrado el sistema carcelario ecuatoriano que registra una de sus peores situaciones con las sangrientas revueltas en las prisiones.

Ecuador conoció la barbarie que se apoderó de sus principales cárceles: 79 reclusos murieron en revueltas simultáneas que dejaron cuerpos decapitados y que revelaron el poder de las mafias del narcotráfico en sus prisiones sobrepobladas.

Un día después de las peores revueltas en el sistema penitenciario, el comandante policial, general Patricio Carrillo, reportó “desmanes en el centro penitenciario en Guayaquil, con la desventaja evidente (de la Policía) frente a la agresividad e irracionalidad de los grupos delictivos”.

Horas más tarde, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad (SNAI) informó que con la participación de custodios, policía y Fuerzas Armadas, los “incidentes suscitados” en esa prisión fueron “controlados”.

Tras los violentos incidentes del pasado martes, el presidente Lenín Moreno afirmó que se trató de “un exterminio entre bandas delincuenciales” y juzgó a la jornada como “barbarie”.

Nunca antes este país de 17,4 millones de habitantes había enfrentado una crisis carcelaria de esas dimensiones.

En Guayaquil, Cuenca y Latacunga - que concentran el 70% de la población carcelaria - estallaron el martes una serie de enfrentamientos por el aparente control de los centros de reclusión.

Temprano, el sistema penitenciario elevó de 75 a 79 el número de víctimas: 37 en Guayaquil, 34 en Cuenca y ocho en Latacunga. La Fiscalía refirió más de 20 reclusos y policías heridos solo en el puerto guayaquileño.

Fue una “masacre sin precedentes”, apuntó la Defensoría del Pueblo.

Tercera ciudad de Ecuador con unos 600.000 habitantes, Cuenca digería el shock ante las revelaciones del fiscal local Leonardo Amoroso: “Alrededor de unos 18 cadáveres fueron decapitados, inclusive han tratado de ser incinerados”.

El gobierno cree que se trató de un ataque coordinado de un grupo delincuencial involucrado con el narcotráfico para eliminar a una banda rival.

“Lo de ayer no es casual. Fue organizado desde el exterior de las cárceles e internamente orquestado por quienes se disputan el liderazgo y el tráfico de drogas en todo el territorio nacional”, apuntó Moreno.

Las autoridades han identificado dentro de las prisiones a bandas como Los Pipos, Los Lobos, Tigrones y Chone Killers. A raíz de la crisis, el presidente Moreno asignó a los militares el “control de armas, explosivos y municiones” en los exteriores de las cárceles “por el tiempo que sea necesario”.

La oficina de la ONU en Ecuador pidió “una investigación pronta e imparcial”. También pidió sancionar “a los responsables, y una gestión de la crisis conforme a los estándares de la Constitución y los instrumentos internacionales de derechos humanos”.

En una de las operaciones que siguieron a la revuelta en Guayaquil se hallaron “armas de fuego, cuchillos, machetes, teléfonos celulares y drogas. Las armas fueron utilizadas en las agresiones entre los internos”, afirmó el fiscal local Carlos Vaca.

Image
Cárcel en Ecuador.
Image
AFP
AFP