Escuchar este artículo

La formación de un nuevo gobierno en Afganistán se hace esperar

Viernes, 3 de Septiembre de 2021
Los nuevos dirigentes afganos prometieron un régimen más abierto al que lideraron entre 1996 y 2001.

Los afganos y la comunidad internacional seguían esperando este viernes la composición del nuevo gobierno dirigido por los talibanes, cuya reconquista relámpago del país sigue enfrentándose a un foco de resistencia en el valle de Panshir.

El anuncio del gabinete, que según prometieron los talibanes será representativo y tolerante, se esperaba inicialmente para después de la plegaria del viernes, pero un portavoz talibán indicó a la AFP que este no llegaría, al menos, hasta el sábado.

El movimiento islamista radical se enfrenta al enorme desafío de pasar de ser un grupo insurgente a administrar el poder apenas días después de la retirada definitiva de las tropas de Estados Unidos tras dos décadas de guerra.

Sin embargo, el grupo sigue luchando por apagar la última llama de resistencia en el valle de Panshir, que resistió durante una década la ocupación de la Unión Soviética y también al primer gobierno de los talibanes entre 1996 y 2001.

Ali Maisam Nazary, un portavoz de la resistencia, dijo el viernes que sufrieron nuevos ataques de las fuerzas talibanes durante la noche.

A última hora del viernes se escucharon disparos de celebración en Kabul cuando se propagó el rumor de que el valle había caído, pero los talibanes no hicieron ninguna declaración oficial y un residente de la zona afirmó a la AFP por teléfono que los rumores eran falsos.

Los combatientes del Frente Nacional de Resistencia (FNR), formado por milicias antitalibanes y antiguas fuerzas de seguridad afganas, tienen importantes reservas de armas en el valle, situado a unos 80 kilómetros al norte de Kabul.

Cuentas de Twitter protalibanes difundieron videos en los que se afirmaba que los combatientes del nuevo régimen habían retomado tanques y otros equipos militares pesados.

Lea aquí

Llega la hora de gobernar para los talibanes tras la retirada de EE. UU. de Afganistán

En el ámbito diplomático, mientras que la mayoría de la comunidad internacional ha adoptado un enfoque de cautela y recelo con los nuevos líderes, hay algunos indicios de interacción por parte de algunos países.

China confirmó la información de un portavoz talibán, según el cual el ministerio de Asuntos Exteriores chino se comprometió a mantener abierta su embajada en Kabul y a mejorar sus relaciones.

"Esperamos que los talibanes establezcan una estructura política inclusiva y abierta, lleven a cabo una política interior y exterior moderada y estable y rompan con todos los grupos terroristas", indicó el portavoz de la cancillería china, Wang Wenbin.

Por su parte, los países de la Unión Europea (UE) decidieron coordinarse para mantener una presencia en Kabul, con el fin de facilitar las evacuaciones de quienes deseen salir del país, siempre y cuando las condiciones de seguridad lo permitan.

La ONU anunció la reanudación de sus vuelos humanitarios desde Pakistán hacia las ciudades de Mazar-i-Sharif (norte) y Kandahar (sur).

La aerolínea local Ariana reanudó sus vuelos el viernes y Emiratos Árabes Unidos envió un avión con "ayuda médica y alimentaria urgente".

Asimismo, las empresas Western Union y Moneygram reactivaron sus servicios de giro de dinero en el país, de los que dependen muchos afganos receptores de remesas de familiares emigrantes.

Al borde del desastre 

Incluso antes de la ofensiva relámpago de los talibanes, Afganistán era ya un país muy dependiente de la ayuda del extranjero y el 40% de su PIB procedía de la financiación externa.  

La ONU advirtió que hay 18 millones de personas a las puertas de un desastre humanitario y que esta cifra podría duplicarse muy rápidamente.

Catar espera establecer corredores humanitarios en los aeropuertos afganos en un plazo de 48 horas, según indicó el emisario de Doha para Afganistán a la cadena Al Jazeera este viernes.

Los nuevos dirigentes afganos prometieron un régimen más abierto al que lideraron entre 1996 y 2001, conocido por la aplicación brutal de la ley islámica y su trato a las mujeres, que tenían prohibido estudiar, trabajar o salir a la calle sin compañía de un hombre.

La atención se centra ahora en si los talibanes pueden formar un gobierno capaz de manejar una economía destruida por la guerra y honrar sus promesas de un gobierno "inclusivo".

Le puede interesar: 

“No se debe tener miedo”, lo que dijo periodista afgano rodeado de talibanes armados

Protesta de mujeres 

Existe mucha especulación sobre su confección, y un alto cargo indicó esta semana que difícilmente incluirá mujeres.

En Kabul, unas 30 mujeres manifestaron para reclamar su derecho a trabajar y un gobierno inclusivo, un día después de que otras varias decenas de ellas protagonizaran una protesta similar en la ciudad de Herat, en el oeste del país.

Los derechos de las mujeres son solo uno de los múltiples retos del nuevo gobierno. En Kabul, muchos ciudadanos estaban preocupados por las dificultades económicas del país.

"Con la llegada de los talibanes, se puede decir que hay seguridad, pero los negocios están bajo cero", dijo a la AFP Karim Jan, propietario de una tienda de bienes electrónicos.

Sin embargo, el viernes hubo signos de normalidad en Kabul, donde una multitud acudió a ver a los mejores jugadores de cricket del país en un partido de prueba, con las banderas afgana y talibana ondeando una junto a la otra.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
AFP
AFP

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas