Escuchar este artículo

Más de 60 combatientes muertos en varios ataques yihadistas en Siria

Sábado, 20 de Abril de 2019
Los yihadistas tendieron una "emboscada" a las fuerzas del régimen "que intentaban expulsarlos".

Más de 60 soldados y combatientes fieles al régimen sirio murieron en los últimos dos días en varios ataques yihadistas, los más mortíferos desde la derrota anunciada del grupo Estado Islámico (EI) hace cerca de un mes.

El grupo EI, responsable de parte de esos ataques, perdió su "califato" autoproclamado en un extenso territorio a caballo entre Siria e Irak el pasado 23 de marzo, tras años de combates contra las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza kurdo-árabe que no tiene ningún vínculo con el régimen de Bashar Al Asad. 

Aún así, los milicianos de la organización ultrarradical, que hallaron refugio en el desierto sirio, principalmente, siguen perpetrando sangrientos ataques. 

Según indicó este sábado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), 27 soldados y combatientes prorrégimen, "entre ellos cuatro oficiales sirios de alto rango", fueron abatidos el jueves y el viernes en unos ataques reivindicados por el EI en el desierto del este de la provincia central de Homs. 

Los yihadistas tendieron una "emboscada" a las fuerzas del régimen "que intentaban expulsarlos", indicó el grupo EI a través de su órgano de propaganda Amaq. 

Los combates se prolongaron hasta el viernes por la noche. Seis yihadistas perdieron la vida, según el OSDH. 

Por otro lado, en la provincia oriental de Deir Ezzor, ocho combatientes progubernamentales, incluyendo dos oficiales, fueron abatidos el jueves por la noche, en un sector del desierto que se extiende desde el centro de Siria hasta la frontera iraquí, según la misma fuente. 

Se trata de los ataques más mortíferos que el EI haya perpetrado contra el régimen desde el anuncio de la erradicación de su "califato", según el OSDH. 

Repatriación a Kosovo

Con el apoyo de una coalición internacional liderada por Estados Unidos, las FDS se enfrentaron durante años al grupo EI, hasta el anuncio de la victoria, el 23 de marzo, después de que los yihadistas perdieran el último reducto del territorio que controlaban. Pero todavía existen células durmientes capaces de organizar ataques, y según los expertos el EI ya empezó a reorganizarse en la clandestinidad. 

El grupo yihadista está acusado de perpetrar numerosos abusos -ejecuciones masivas, violaciones, secuestros- en los territorios que dominaba de 2014 a 2019. También revindicó mortíferos ataques en otros continentes. 

El sábado, Kosovo anunció la repatriación de 110 ciudadanos suyos desde Siria, la mayoría esposas o hijos de yihadistas del grupo EI, una operación de alcance inédito en Europa. 

Sumida en una guerra desde 2011 que ha dejado más de 370.000 muertos y millones de desplazados, Siria continúa estando fragmentada. Gracias al apoyo militar de sus aliados, el régimen de Al Asad arrebató a rebeldes y yihadistas amplias extensiones de territorios y en la actualidad controla casi dos tercios del país. 

Pero sigue habiendo regiones que escapan a su control, las que quedan en manos de las FDS en el norte y el noreste del país y otras en manos de grupos  yihadistas como el EI y Hayat Tahrir Al Sham (HTS, una exrama de Al Qaida) o de grupos rebeldes. 

Image
AFP
AFP