Escuchar este artículo

“Nikolas Cruz está loco: mató a 17”

Viernes, 16 de Febrero de 2018
El presidente Donald Trump visitará las familias de las víctimas.

Daniel Journey estaba en clase de música ensayando con el fagote, su instrumento musical de viento, cuando escucharon una alarma. 

“Pensamos que era un simulacro de incendio, dejamos de tocar y salimos al pasillo. Pero inmediatamente nos gritaron que nos metiéramos dentro del salón otra vez. Entonces creímos que era un simulacro de tiroteo. Otros alumnos entraron. Éramos unos 70, todos recogidos hacia el final del aula. Estuvimos unos 20 minutos allí parados pensando todavía que era un simulacro. Hasta que un compañero nos enseñó su teléfono y vimos que estaban matando gente en la escuela. Ahí empezaron los gritos”. 

Daniel, 18 años, alto y espigado, explicaba a las nueve de la noche del miércoles en las cercanías del instituto Stoneman Douglas la experiencia de terror que había vivido en carne propia horas antes. 

Sacó su teléfono y mostró el vídeo que grabó el momento en que las fuerzas de asalto policiales entraron a rescatarlos. 

Era un escenario improbable. Los estudiantes levantando las manos. Los sobrios atriles con las partituras abiertas. Los diversos instrumentos posados con orden en el suelo. y los agentes empuñando metralletas, preguntando si había heridos. 

El escenario que describe fue el de una pesadilla escolar, esa que provocó el miércoles de San Valentín el joven Nikolas Cruz. El escenario de una pesadilla americana.

“Lo conocía hace años, pero nunca fuimos amigos. Siempre andaba activando las alarmas en la escuela, desde que tenía 13 o 14 años”, dijo. “Lo hizo muchas veces”. ¿Por qué? No lo sé. Solo sé que hacía eso. Estaba loco. Es un tipo que acabó matando a 17 personas”. El presidente estadounidense, Donald Trump, por su parte afirmó que se trata de una persona “mentalmente desequilibrada”.

Supremacista blanco

Se conoció que el pistolero era parte de un grupo de supremacistas blancos, según denunció un dirigente de la Liga Estadounidense AntiDifamación (ADL).

Y es que de acuerdo con Jonathan Greenblatt, gerente de la ADL, un líder del grupo “Republic of Florida” (RoF), que se identificó como Jordan Jereb, admitió que Cruz participó en sesiones de entrenamiento con otros integrantes del movimiento.

El grupo RoF se autodefine como una “organización blanca de derechos civiles que lucha por la identidad política de los blancos”, que se propone la creación de un “etnoestado” en que la sociedad se vea libre de las “políticas anti-blancos”. Por su parte la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) fue alertada hace cinco meses de que una persona que se hacía llamar Nikolas Cruz, dijo en YouTube que quería convertirse en un “tiroteador escolar profesional”.
   
Entrenado para asesinar

Nikolas Cruz, de 19 años, ya había dado miedo a sus compañeros del instituto Stoneman Douglas, de Parkland (Florida). Antes de ser expulsado por indisciplina de esta escuela secundaria, algunos alumnos ya habían sufrido sus amenazas e incluso comentaban que, si alguna vez se producía un tiroteo colectivo en el centro, el tirador sería sin duda Nikolas Cruz. Éste había lanzado en los últimos días mensajes “muy inquietantes” en sus redes sociales, algunos en árabe.

Cruz, nacido en septiembre de 1998, había despertado temores en el Marjory Stoneman Douglas High School –donde  mató a 17 personas- por sus amenazas a otros estudiantes. De hecho, se le habría prohibido entrar en el centro con mochila. Perpetró la matanza con un fusil Colt AR-15, de uso policial y militar y recibió entrenamiento para usarlas.

Violentos y armados

En 2018, han fallecido en EE. UU. 1.816 personas por violencia armada, según los últimos datos del registro de la organización Gun Violence Archive. Eso equivale a una media de 40 muertos al día. En escasas seis semanas, otras 3.125 personas han resultado heridas por disparos.

Ha habido 30 tiroteos masivos, que reciben esa consideración cuando hay al menos cuatro muertos. La organización no incluye en sus estadísticas los fallecidos por suicidio. Dentro de esos parámetros, la entidad estima que 15.590 personas murieron por armas de fuego en 2017.

La Constitución estadounidense ampara el uso de las armas de fuego, que muchos consideran parte del ADN nacional. Sus defensores recelan de cambios que dificulten la compraventa por una combinación de temor al intervencionismo del Gobierno y “que sirven para defenderse”.

Trump visitará a familiares 

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se dirigió  a “una nación de luto” tras la masacre del miércoles en Parkland (Florida), y subrayó que “estamos todos juntos como una única familia”.

“Hoy hablo a una nación en luto. Estamos todos juntos como una única familia”, dijo Trump en un discurso a los estadounidenses después del tiroteo.

El mandatario recalcó que “debemos responder al odio con amor. Y a la crueldad, con amabilidad”.

Trump señaló que planea viajar a Parkland, para visitar a las familias de las víctimas y las autoridades locales, y que sostendrá un encuentro con los gobernadores estatales para hacer de la seguridad en las escuelas “nuestra principal prioridad”.

Asimismo, el mandatario prometió “enfrentar el difícil problema de la salud mental”. 

En su discurso, sin embargo, Trump no hizo mención alguna a posibles medidas legislativas para reforzar el control del acceso a armas de fuego. 

El sospechoso del ataque, identificado como Nikolas Cruz, ingresó a primera hora de la mañana del jueves a la cárcel del condado de Broward, en la vecina ciudad de Fort Lauderdale, después de ser acusado de 17 asesinatos premeditados tras ser sometido a un interrogatorio de varias horas.

Washington (Agencias)*