Nueve médicos mueren por coronavirus en Filipinas

Jueves, 2 de Abril de 2020
El presidente ordena cierre capital Manila y una cuarentena para contener la expansión de la pandemia.

Nueve médicos murieron en Filipinas a causa del coronavirus, indicó este jueves la principal asociación nacional de esos profesionales, mientras que los hospitales están colapsados.

El anuncio del fallecimiento de los médicos avivó el temor a que la incidencia de la crisis sanitaria en el país sea mucho peor de lo que informan las autoridades, que contabilizan 38 decesos.

La isla principal, Luzón, donde viven 55 millones de personas, atraviesa su segunda semana de confinamiento para tratar de frenar la propagación de la epidemia, pero los médicos advierten que se está disparando el número de casos.

La Asociación Médica de Filipinas informó que nueve doctores murieron a causa del virus, y que los trabajadores del sector sanitario no tienen suficiente protección.

“Si dependiera de mí, realizaría tests a los que trabajan en primera línea, y luego los sometería a tests, de nuevo, siete días después. Los propios médicos podrían ser portadores”, explicó a la AFP el vicepresidente de la asociación, Benito Atienza. 

Tres grandes hospitales de Manila anunciaron el miércoles que habían alcanzado el tope de su capacidad y que no podrían aceptar más casos de coronavirus. 

Cientos de trabajadores médicos dejaron de tratar a pacientes por estar en cuarentena de 14 días, ante el temor de haber estado expuestos al virus.

“A no ser que podamos trasladar a los nuevos pacientes a otros hospitales, nuestro sistema sanitario se colapsará”, declaró el hospital Medical City en un comunicado.

El centro añadió que los pacientes sospechosos de haber contraido el virus esperaban a que hubiera sitio disponible en cuidados intensivos, mientras que más de 130 miembros del personal del hospital estaban en aislamiento.

El hospital Makati Med, en el que se han registrado unos 700 casos, afirmó que muchos de sus médicos y enfermeros están siendo tratados. 

El martes, menos de 2.000 personas habían sido sometidas al test de coronavirus en todo el país.

Cierre de las escuelas durante un mes

El presidente filipino Rodrigo Duterte anunció la interrupción de todos los transportes de entrada y salida de la capital Manila y una cuarentena para contener la expansión del coronavirus.

En un discurso televisado a la nación, Duterte ordenó además el cierre de las escuelas durante un mes, la prohibición de reuniones públicas y de entrada al país de extranjeros provenientes de países muy afectados por la pandemia.

No quedó claro en lo inmediato cuándo entrarán en vigor estas medidas, aunque Duterte señaló que en lo que concierne al bloqueo temporal del tráfico terrestre, marítimo y aéreo hacia y desde la capital comenzará el domingo. 

"¡Es un bloqueo!", destacó Duterte. 

En Filipinas hay un número relativamente bajo de casos confirmados de COVID-19, en comparación con los focos críticos, como China e Italia, pero su balance ha aumentado de 24 a 52 desde el lunes. 

Se han registrado cinco muertes, entre ellas la de un turista chino procedente de Wuhan, epicentro de la pandemia.

Sin embargo, Duterte enfrenta la presión de las autoridades y la población para combatir el virus en un país con un sistema sanitario frágil, en el cual millones de personas pobres viven en barrios marginales muy densamente poblados e insalubres.