Escuchar este artículo

Papa condena en Perú la "plaga" de feminicidios en América Latina

Sábado, 20 de Enero de 2018
"Son muchas las situaciones de violencia que quedan silenciadas detrás de tantas paredes", expresó.

El papa Francisco condenó este sábado en Trujillo la "plaga" de los feminicidios en América Latina en su segundo día de visita a Perú, donde recibió un baño de multitudes que contrasta con la frialdad con la que fue recibido en Chile.

Ésta era la primera vez que el papa pronunciaba la palabra feminicidio y lo hizo en una celebración mariana ante una imagen de la Virgen de la Puerta, muy venerada en esta región.

"Son muchas las situaciones de violencia que quedan silenciadas detrás de tantas paredes", dijo el papa argentino.

Aprovechando su estancia en Latinoamérica, que acoge a la mitad de los 25 países con más asesinatos de mujeres del mundo, el papa "invitó" a la población a "luchar contra esta fuente de sufrimiento, pidiendo que se promueva una legislación y una cultura de repudio a toda forma de violencia".

Antes, en su primera misa en Perú ante unas 200.000 personas en una playa de la ciudad histórica de Huanchaco, un paraíso para surfistas a unos 590 km al norte de Lima, condenó el narcotráfico que agobia a esta región.

En alusión a las lluvias devastadoras del año pasado por el fenómeno climático "el Niño costero", que dejaron más de 130 muertos y cerca de 300.000 damnificados, el papa se refirió a "otras tormentas" que acosan a la región, como la "inseguridad", la "violencia organizada" y el "sicariato".

Estas "otras tormentas nos cuestionan como comunidad y ponen en juego el valor de nuestro espíritu", advirtió.

Con la esperanza de que su presencia contribuya a cambiar el abandono en que se encuentran, Francisco reconfortó a los habitantes del deprimido barrio de Buenos Aires, uno de los más afectados por las lluvias y los aludes, que un año después espera ser reconstruido.

"Estamos esperando a ver si el papa trae bendiciones y se pueda arreglar todo lo que hemos perdido, que traiga misericordia", dijo esperanzada a la AFP Lidia García.

El pontífice recorrió con celeridad en papamóvil las calles engalanadas de este barrio homónimo de su ciudad natal.

"¡Viva Francisco! ¡Viva el papa! ¡Viva el Cristo!", gritó una multitud enardecida ante su presencia en esta zona del país, donde la devoción es particularmente fuerte.
   
Abusos sexuales
   
Aunque el escándalo de los abusos sexuales a menores que salpica a muchos religiosos ha quedado en segundo plano en Perú, el asunto sigue persiguiendo como un mantra al pontífice, que en Chile dio su total apoyo a un obispo acusado de encubrir a un sacerdote pederasta, en uno de los casos más devastadores para la imagen de la Iglesia católica en ese país.

El cardenal Sean O'Malley, cercano asesor del pontífice en su calidad de director de la comisión vaticana de prevención de la pederastia en la Iglesia, se distanció de Francisco, que tildó de "calumnias" las acusaciones.

Para el arzobispo de Boston es "comprensible" que las declaraciones del papa y la cercanía que mostró durante los tres días que permaneció en Chile con el obispo de Osorno, Juan Barros, causaran "un gran dolor" a las víctimas de abusos sexuales de sacerdotes en Chile.

"Las palabras que envían el mensaje de que 'si no pueden probar sus acusaciones, nadie les va a creer' abandonan a los que sufren violaciones criminales reprensibles a su dignidad humana y relegan a los supervivientes a un exilio desacreditado", estimó en un comunicado inhabitualmente crítico.

El portavoz de la archidiócesis de Boston precisó que el cardenal O'Malley viajará a Perú en una visita prevista desde hace tiempo y espera reunirse con Francisco antes de que concluya su visita al país el domingo, según el diario National Catholic Reporter.
   
Viaje de denuncias
 
Francisco pondrá fin el domingo a su sexta visita a Latinoamérica, que inició el lunes en Chile, con una multitudinaria misa --se espera un millón de personas-- en la base aérea de Las Palmas, en las afueras de Lima, en un viaje donde no han escatimado las denuncias.

En Puerto Maldonado, la puerta de la Amazonía peruana, el papa condenó la minería ilegal, la trata de personas, la nueva "esclavitud" y la violencia contra las mujeres en esta región de la que el Estado está ausente.

Asimismo, arremetió contra la corrupción en un país donde el expresidente Ollanta Humala está en prisión preventiva, sobre el exmandatario Alejandro Toledo pende una orden de extradición y el actual gobernante, Pedro Pablo Kuczynski, acaba de salvarse de ser destituido por el Congreso por supuestamente haber recibido dinero de la constructora brasileña Odebrecht.

"Cuánto mal le hace a nuestros pueblos latinoamericanos y a las democracias de este bendito continente ese virus social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los más pobres y la madre tierra los más perjudicados", exclamó en la recepción que le brindó el presidente en el palacio de gobierno en Lima.

Image
AFP
AFP