Escuchar este artículo

Preocupación hemisférica por acción contra Guyana

Martes, 25 de Diciembre de 2018
Otro problema internacional de Venezuela. 

La Comunidad del Caribe (Caricom) expresó su “gran preocupación” por el incidente registrado entre un barco de prospección petrolera y otro de la Armada venezolana.

En un comunicado, dijo que el mismo viola las derechos soberanos de Guyana bajo la Ley internacional y supone una amenaza al desarrollo económico de Guyana. A su vez, reiteró su total apoyo a la soberanía e integridad de Guyana.

Venezuela acusó a Guyana de violar su soberanía por haber autorizado la incursión en aguas del país de dos buques de exploración petrolífera, al menos uno de ellos noruego, alquilado por la compañía estadounidense Exxon, que fueron interceptados por las autoridades militares venezolanas.

Por su parte, Guyana dijo que presentará queja formal ante la Organización de las Naciones Unidas (Onu) por el incidente “agresivo”, “ilegal” y “hostil” de Venezuela al interceptar un solo barco de introspección contratado por la multinacional petrolera Exxon en aguas de Guyana, según el ministro guyanés de Asuntos Exteriores, Carl Greenidge.

El incidente, dijo Guyana, “demuestra la real amenaza que supone para el desarrollo económico del país su vecino occidental” y es un acto que “viola la soberanía e integridad territorial de nuestra nación”.

Luego de la acción, Exxon anunció que por ahora ha suspendido alguno trabajos de introspección en el oeste del pozo de exploración del bloque Stabroek, de 26.800 kilómetros cuadrados, frente a Guyana.

El pronunciamiento de la Caricom coincidió con otro de Estados Unidos que Venezuela calificó de “impertinente”, por el respaldo dado a Guyana.

El gobierno de Venezuela “rechaza categóricamente” la posición “injerencista e impertinente del Departamento de Estado” sobre el incidente del sábado pasado, indicó un comunicado de la Cancillería.

“Es evidente que EU interfiere a conveniencia en un asunto que en lo absoluto es de su incumbencia, con el fin de promover intereses corporativos (...), sin reparar en las más elementales normas del derecho internacional público”, añadió el documento, que pidió a Washington “mantenerse al margen de las relaciones entre Estados soberanos” y “ocuparse de sus asuntos”.

Robert Palladino, del Departamento de Estado, abogó en mensaje en Twitter por “el derecho” de Guyana de “explorar y explotar recursos en sus aguas territoriales”.

Ello después de que Guyana denunció la interceptación del buque Ramform Tethys, calificándola como un acto “ilegal, agresivo y hostil”. No hizo referencia a una segunda embarcación mencionada por el gobierno venezolano, el Delta Monarch.

Venezuela insiste en que las naves “estaban aguas adentro de la proyección del Delta del Orinoco de Venezuela; por ello, no podrían haberse localizado en Zona Económica Exclusiva de Guyana”.

“Abandonaron las aguas venezolanas luego de un intercambio de comunicaciones con la Armada (...), en apego a normas internacionales”, agregó.

Venezuela y Guyana se acusan mutuamente de haber violado sus aguas territoriales.

Venezuela reclama soberanía sobre la región del Esequibo, rica en minerales y bosques, con una amplia zona marítima con importantes yacimientos petroleros. Guyana, excolonia británica, sostiene en tanto que los límites fueron establecidos en 1899 por un tribunal de arbitraje.

Image
EFE