Escuchar este artículo

Putin califica de "acto terrorista" explosión en supermercado ruso

Jueves, 28 de Diciembre de 2017
El artefacto colocado en un comercio de San Petersburgo dejó 13 heridos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, calificó el jueves de "acto terrorista" la explosión de una bomba de fabricación casera que causó 13 heridos en un supermercado de San Petersburgo, en un contexto de preocupación por el retorno de los yihadistas que se fueron a combatir a Siria.

El mandatario aseguró que no descartaba ninguna pista pero que se había abierto una investigación por "intento de homicidio" tras la explosión del miércoles por la noche en la segunda ciudad de Rusia, donde ya se produjo un atentado mortal el pasado abril. 

"Ayer (miércoles) se cometió un acto terrorista en San Petersburgo", declaró Putin al comenzar una ceremonia de entrega de condecoraciones a militares rusos que participaron en operaciones en Siria.

En un comunicado publicado por la noche, el Comité Nacional Antiterrorista (NAK) había indicado que está "coordinando" la investigación. Divulgó imágenes de la entrada de la tienda con el techo parcialmente hundido cerca de las cajas, rodeadas de escombros. 

"Un artefacto de fabricación casera colocado en un casillero de la consigna estalló" en ese supermercado situado en un antiguo cine soviético en la avenida Kondratiev, explicó el comité, precisando que la carga era "equivalente a 200 gramos de TNT". 

Los investigadores "buscan a las personas relacionadas con ese delito", subrayó. 
   
Sin la mochila
   
El portal de información local Fontanka.ru difundió el jueves imágenes de las cámaras de vigilancia en las que aparecía el sospechoso de provocar la explosión. 

En esas imágenes, el individuo, vestido con una chaqueta verde con capucha, aparecía, primero, con una mochila, visiblemente pesada, y después, saliendo del supermercado sin la mochila. 

Trece personas resultaron heridas, según un nuevo balance publicado el jueves por las autoridades de la segunda ciudad de Rusia. Un anterior balance daba cuenta de diez heridos. 

Seis personas seguían hospitalizadas el jueves, precisó la vicegobernadora de San Petersburgo, Ana Mitianina, en su cuenta de Twitter. 

La organización yihadista Estado Islámico (EI) y la rama siria de Al Qaida han amenazado en varias ocasiones a Rusia, a raíz de su intervención militar en Siria, que empezó el 30 de septiembre de 2015.

En abril de este año, quince personas murieron y decenas resultaron heridas en un atentado ocurrido en el metro de San Petersburgo, reivindicado por un grupo poco conocido vinculado con Al Qaida. El presunto autor del ataque también murió en el atentado.

A mediados de diciembre, los servicios de seguridad rusos anunciaron haber desmantelado una célula de EI que se disponía a perpetrar atentados el 16 de diciembre en San Petersburgo, principalmente en la turística catedral de Nuestra Señora de Kazán. 

En aquel momento, Putin telefoneó a su homólogo estadounidense, Donald Trump, para "agradecerle" las informaciones transmitidas por la CIA, que permitieron desbaratar los ataques.

La intervención rusa de apoyo al presidente sirio, Bashar Al Asad, junto con la de la coalición liderada por Estados Unidos, condujo a la debacle de EI, que perdió casi todo el territorio de su "califato" autoproclamado en Irak y en Siria. 

Después de que Putin anunciara a mediados de diciembre la retirada parcial de sus tropas, los servicios de seguridad afirmaron temer una llegada de yihadistas desde Siria, ahora que EI prácticamente perdió casi todos sus territorios. 

Rusia "hizo una contribución crucial en la derrota de las fuerzas criminales que lanzaron el desafío a toda la civilización, en la destrucción del ejército terrorista, de una dictadura bárbara", recalcó Putin el jueves. 

Cerca de 4.500 ciudadanos rusos se fueron al extranjero para combatir "junto a los terroristas", indicó a mediados de diciembre el director del FSB, los servicios de seguridad rusos, Alexander Bortnikov.

A los rusos -la mayoría procedentes de las inestables repúblicas musulmanas del Cáucaso-, se añaden varios miles de combatientes procedentes de Asia central, que representan una importante diáspora en Rusia.

Image
AFP
AFP