Escuchar este artículo

Rusia bombardea Ucrania en Nochevieja y Año Nuevo

Se escucharon al menos 11 explosiones en Kiev.

El ejército ruso atacó de nuevo el pasado sábado varias ciudades de Ucrania a pocas horas de la celebración del Año Nuevo, especialmente en Kiev, donde después de la medianoche también se registraron varias explosiones.

Apenas media hora después de empezar 2023, varias detonaciones sacudieron dos distritos de la capital ucraniana, dijo el alcalde Vitali Klitschko en Telegram, quien añadió que no había de momento informaciones de víctimas.


Infórmese: El mundo se despide de 2022 y entra en un 2023 de esperanzas y desafíos


Poco antes, en su discurso de fin de año, el presidente Volodimir Zelenski había asegurado que su país luchará hasta alcanzar la "victoria": "Combatimos y seguiremos combatiendo. Para hacer realidad esta palabra: la victoria".

El mismo día, su homólogo ruso, Vladimir Putin, había dicho que "la justeza moral" está de parte de Rusia.

Casi en paralelo a ese discurso, periodistas de la AFP escucharon al menos 11 explosiones en Kiev, que se preparó para celebrar el Año Nuevo a pesar de los más de diez meses de guerra.

Según el gobierno municipal de la capital, al menos una persona murió y 22 resultaron heridas por estos ataques, que arrancaron la fachada del hotel Alfavito, en el centro, dejando escombros por la calle, según la AFP. 

Las aceras cercanas estaban cubiertas de cristales de ventanas reventadas, incluidas las del Palacio Nacional de las Artes.  


Le puede interesar: En 2022 hubo más de 500 hechos violentos contra líderes políticos: MOE


El cineasta Yaroslav Mutenko, de 23 años, vecino del barrio, dijo que se estaba duchando antes de ir a una fiesta de Nochevieja cuando oyó una explosión. El último bombardeo ruso no le quitó las ganas de ir.  

"Nuestros enemigos, los rusos, pueden destruir nuestra calma, pero no pueden destruir nuestro espíritu. Este año es importante tener gente cerca", afirmó.

Tras los bombardeos, Zelenski aseguró que "Ucrania no perdonará" a Rusia y dijo que "aquellos que ordenaron estos ataques, aquellos que los ejecutaron, no se beneficiarán de ningún indulto".

 Misiles de crucero

En el resto de Ucrania, los ataques rusos causaron destrozos e incendios en Mikolaiv, en el sur, donde al menos seis personas resultaron heridas, y en Jmelnitski, en el oeste, donde cuatro personas resultaron heridas. 

Según el jefe del Estado Mayor ucraniano, Valerii Zaluzhnyi, las fuerzas rusas dispararon 20 misiles de crucero, incluido desde bombarderos en el mar Caspio, 12 de los cuales fueron derribados por la defensa antiaérea. 

Tras varios reveses militares en el frente, Rusia ha optado desde octubre por la táctica de bombardear las infraestructuras ucranianas, lo que provoca cortes masivos de electricidad y agua corriente. 


Lea además: Los papas frente a la muerte, entre veneno, exhumación y martillazo


Este mismo sábado, en su mensaje de Año Nuevo retransmitido por la televisión, Vladimir Putin aseguró que la "justeza moral e histórica" estaban "del lado" de su país. 

"Hoy luchamos por ello, protegiendo a nuestro pueblo en nuestros propios territorios históricos, en las nuevas entidades constituyentes de la Federación Rusa", afirmó. 

Rusia aseguró en septiembre haberse anexionado cuatro territorios ucranianos que controla al menos parcialmente, siguiendo el patrón de su anexión de la península de Crimea en marzo de 2014. 

 "Debilitar a Rusia"

El presidente ruso también denunció la "verdadera guerra de sanciones que nos ha sido declarada" por los occidentales. 

"Los que la lanzaron esperaban la destrucción total de nuestra industria, de nuestras finanzas y de nuestros transportes. Eso no ocurrió", dijo.

Además acusó a Estados Unidos y Europa de "usar cínicamente a Ucrania y su pueblo para debilitar y dividir a Rusia". 

"Occidente mentía sobre la paz y se preparaba para la agresión. Y hoy no se avergüenza de admitirlo, a plena luz del día", declaró el jefe de Estado ruso. 

Putin condecoró al comandante de las fuerzas rusas en Ucrania, Serguéi Surovikin, y brindó con champán con soldados de uniforme, según las imágenes de la televisión pública. 

Poco antes del discurso de Putin, su ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, prometió a sus soldados una victoria "inevitable" en Ucrania. 

Su ministerio anunció el sábado la toma de la pequeña aldea de Dorojnianka, en la región de Zaporiyia, en el sur de Ucrania, una de las pocas conquistas reivindicadas ya que hay pocos cambios en las posiciones por el invierno. 

También informó de un nuevo intercambio de prisioneros con Ucrania, que supuso la devolución de 82 militares rusos.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
AFP
AFP
Domingo, 1 de Enero de 2023

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión