Escuchar este artículo

Se necesitan acciones específicas para proteger a personas LGBTI de Ia COVID-19

Lunes, 20 de Abril de 2020
Este sector de la población es uno de los más marginados, indicó la alta comisionada de la ONU para los DDHH.

Los Estados deben asegurar que las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) no enfrenten discriminación o temor a represalias por buscar atención médica en medio de la crisis de COVID-19, señaló hace dos días la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. 

Al respecto, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU publicó este lunes una nueva nota de orientación para los Estados y otras partes interesadas sobre la COVID-19 y los derechos humanos de las personas LGBTI.
 
"Las personas LGBTI están entre las más vulnerables y marginadas en muchas sociedades, y entre las más expuestas a la COVID-19. En los países donde se criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo o las personas trans son atacadas, ni siquiera pueden buscar tratamiento por temor a ser arrestadas o a la violencia", expresó Bachelet.
 
"Sabemos que los esfuerzos para enfrentar la pandemia solo funcionarán si se protegen los derechos de todas las personas a la vida y la salud. Para las personas LGBTI, esto significa identificar y abordar las formas en que son particularmente vulnerables, asegurar que no enfrenten discriminación y buscar soluciones. También significa asegurar que sus voces sean oídas".
 
La guía publicada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos identifica preocupaciones principales y establece acciones clave en el contexto de la pandemia.
 
Esto incluye garantizar que las medidas introducidas para disminuir el impacto económico de la crisis tengan plenamente en cuenta a las personas LGBTI, pues tienen más probabilidades de estar desempleadas y vivir en la pobreza que la población general. 

Dadas las restricciones de quedarse en casa, algunos jóvenes LGBTI están confinados en entornos hostiles con familiares o cohabitantes que no les apoyan, lo que aumenta su exposición a la violencia, así como su ansiedad y depresión. Es esencial que los servicios de apoyo y los refugios permanezcan disponibles durante este período.

Boletín de prensa

Image
Web la Opinión
Web La Opinión