Escuchar este artículo

Secuestran a 140 estudiantes en una escuela en Nigeria

Martes, 6 de Julio de 2021
Es el tercer ataque importante perpetrado en Kaduna en los últimos tres días y el cuarto secuestro de alumnos desde diciembre.

Hombres armados secuestraron en la noche del domingo al lunes a 140 estudiantes en el noroeste de Nigeria, indicó un profesor, en el último episodio de una larga serie de acciones de este tipo contra centros educativos.

Los atacantes escalaron una verja para acceder al internado del colegio Bethel Secondary School en la localidad de Chikun del estado de Kaduna, donde dormían un total de 165 alumnos.

"Los asaltantes se llevaron a 140 estudiantes, y 25 lograron escapar", indicó a la AFP Emmanuel Paul, un profesor de la escuela.

Se trata del tercer ataque importante perpetrado en Kaduna en los últimos tres días y el cuarto secuestro de estudiantes desde diciembre.

El domingo, al menos ocho empleados de un hospital de ese estado fueron secuestrados, según la policía, a pesar de que según fuentes locales afirman que fueron 15 los secuestrados.

Siete personas murieron en ataques el domingo por la noche en localidades vecinas, indicó Samuel Aruwan, encargado de seguridad del gobierno de Kaduna.

Grupos criminales que las autoridades denominan "bandidos" aterrorizan las poblaciones del noroeste y centro del país más poblado de África, atacando poblados, robando ganado y secuestrando a personalidades locales o viajeros para cobrar rescate.

Operan desde campamentos situados en el bosque de Rugu, que se extiende por los estados nigerianos de Zamfara, Katsina y Kaduna, así como por Níger.

Desde comienzos de este año, parecen haberse fijado como blanco escuelas, institutos y universidades.

Posición firme

El gobernador de Kaduna, Nasir Ahmad El Rufai, ha sido uno de los líderes vocales que más ha insistido en no pagar rescates a estos grupos y también amenazó con multar a cualquier persona que lo haga, con la idea de no alentar los secuestros.

"La posición firme adoptada por El Rufai de no pagar empieza ha ser imitada en la región, y otros gobiernos están adoptando esta estrategia", comentó a la AFP Idayat Hassan, directora del Centro para la Democracia y el Desarrollo, con sede en Abuya.

"El Rufai está considerado como un enemigo debe ser castigado", agregó, para explicar el número creciente de ataques en ese Estado.

Al no poder garantizar la seguridad en las escuelas y liceos, numerosos Estados del noroeste de Nigeria cerraron la mayoría de los internados de las escuelas públicas y enviaron a miles de jóvenes a sus casas.

"En un país con unos 13,2 millones de niños desescolarizados, la cifra más alta del mundo, estos secuestros no hacen más que empeorar la situación", agregó la investigadora.

Además, a muchos expertos les preocupa el posible acercamiento entre los grupos criminales del noroeste y los grupos yihadistas Boko Haram y Estado Islámico en África Occidental (ISWAP), que combaten al ejército nigeriano desde hace más de 12 años en el noreste de Nigeria.

Sin embargo, Nmadi Obasi, analista del International Crisis Group (ICG), apuntó que "no hay ninguna prueba de que estos ataques contra escuelas estén motivados por apoyos políticos o ideológicos".

"Los motivos parecen ser únicamente financieros y criminales", sostuvo.

El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, de 78 años, ha sido muy criticado por su gestión económica y de la seguridad.

"Rechazar pagar rescates no es una solución para terminar con los raptos", subrayó Obasi. "Hace falta una estrategia para impedir estos ataques, salvar a las víctimas y llevar a los responsables ante la justicia".

Desde diciembre, alrededor de 1.000 estudiantes han sido secuestrados en diferentes estados nigerianos. La mayoría fueron liberados tras negociaciones con autoridades locales, pero algunos siguen retenidos. De momento, no se ha detenido ni juzgado a ningún responsable. 
 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
AFP
AFP