Escuchar este artículo

Subastada una estatua de mármol blanco de Rodin por 3,6 millones de euros

Martes, 30 de Mayo de 2017
La imagen representa a Andrómeda dormida desnuda sobre una roca.

Una escultura en mármol blanco del francés Auguste Rodin, que representa a Andrómeda dormida desnuda sobre una roca, se vendió este martes por 3,6 millones de euros -unos 4,1 millones de dólares- en una subasta celebrada por la casa Artcurial en París. 
       
La obra, esculpida entre 1886 y 1887, era propiedad de una familia chilena desde hacía 130 años. Estaba valorada en entre 800.000 y 1,2 millones de euros. 
       
Existen otros cuatro ejemplares de esa escultura, tres de los cuales forman parte de las colecciones de los museos Rodin de París y Filadelfia, y del Museo de Bellas Artes de Buenos Aires. El cuarto fue adquirido en 2006 en una subasta en Nueva York por tres millones de dólares. 
       
El ejemplar vendido por Artcurial fue un regalo del escultor francés en 1888 a un diplomático de la embajada de Chile en París, Carlos Morla Vicuña, explicó Bruno Jaubert, director del departamento "Impresionistas y Modernos" de la casa de subastas. 
       
"Permaneció en esa familia de diplomáticos durante 130 años, a pesar de los distintos puestos en el extranjero que ocuparon sus miembros", precisó. 
       
La obra se caracteriza por el contraste entre la roca, que Rodin dejó más o menos en bruto, y el esmero con el que trató el cuerpo de Andrómeda, hija del rey Cefeo y de Casiopea, que fue liberada por Perseo, con el que se casó.  
       
Al igual que todos los grandes escultores de su tiempo, Rodin no tallaba el mármol. Esa labor agotadora era obra de unos artesanos especializados o de algunos de sus alumnos, como Constantin Brancusi o Boudelle. Por su parte, el artista moldeaba la arcilla para hacer modelos reducidos que servían de base a las esculturas de mármol y de bronce.  
       
Esta venta coincide con el año del centenario de la muerte de Rodin (1840-1917), marcado por una retrospectiva en el Grand Palais de París, donde se reunieron cerca de 200 esculturas suyas y de artistas contemporáneos que reconocen su influencia en sus obras respectivas.  

Image
AFP
AFP