Escuchar este artículo

A un año de los atentados contra Charlie Hebdo, Francia sigue bajo amenaza

Jueves, 7 de Enero de 2016
Extremistas islámicos mataron a 12 personas en la sede de la revista satírica, en París, el 7 de enero de 2015.

La "amenaza terrorista" seguirá pesando sobre Francia, que este jueves conmemora el primer aniversario de los ataques extremistas islámicos a la revista satírica Charlie Hebdo y un supermercado kosher, dijo el presidente del país François Hollande.
 
El 7 de enero de 2015, dos hermanos nacidos en Francia mataron a 11 personas en la antigua sede del medio de comunicación y a un policía musulmán que estaba en el exterior. En los dos días siguientes, un cómplice terminó con la vida de una policía y tomó un comercio, asesinando a cuatro de sus rehenes. Los tres pistoleros fueron abatidos por la policía.
 
En un discurso a las fuerzas policiales encargadas de proteger el país contra nuevos ataques, Hollande expresó que el gobierno está aprobando nuevas leyes y reforzando la seguridad, pero que el nivel de alerta sigue siendo alto.
 
En concreto, Hollande hizo pidió una mejor vigilancia de los ciudadanos "radicalizados" que se han unido a la milicia radical Estado islámico o a otros grupos insurgentes en Siria e Irak a su regreso a Francia.
 
"Debemos ser capaces de obligar a esas personas _ y solo a esas personas _ a cumplir con ciertas obligaciones y, si fuese necesario, ponerlos bajo arresto domiciliario... porque son peligrosos".
 
Entre los 17 muertos que dejó el derramamiento de sangre en la región de París había tres policías. Hollande dijo que los agentes murieron en acto de servicio "para que podamos vivir libremente".
 
Tras los ataques de enero, el gobierno anunció que tenía previsto proporcionar mejores equipos a la policía y contratar a más agentes de inteligencia.

¿Cómo está Francia luego de ese acto terrorista?

La nación europea está en alerta máxima desde entonces y el pasado 13 de noviembre volvió a ser atacada por islamistas pertenecientes al grupo extremista Estado Islámico (EI). 130 personas perdieron la vida en París luego de más seis ataques simultáneos en tres horas.

Tres explosiones tuvieron lugar en Saint Denis, en los alrededores del estadio donde se desarrollaba un partido entre Francia y Alemania al que asistía Hollande. El restaurante Le Petit Cambodge fue otro de los escenarios de las acciones terroristas, así como el local Belle Équipe, el bar Le Carillon, el Boluevar Fontaine y la sala de espectáculos Bataclan.

En esta sala de conciertos, los yihadistas entraron armados con kalashnikov gritando "¡Alá es grande!" y dispararon a quemarropa contra los asistentes. Los atentados de noviembre llevaron a François Hollande a decretar el estado de emergencia, en medio de críticas a la actuación de los servicios de seguridad.

Luego de estos últimos atentados terroristas, el gobernante francés promovió una coalición de países para combatir el EI, por lo que inició bombardeos contra el grupo en Siria.

Historias de los sobrevivientes

Los sobrevivientes de los ataques del pasado enero, por su parte, siguen contando su historia.
 
El dibujante Laurent Sourisseau, editor jefe de Charlie Hebdo y conocido por el sobrenombre de Riss, dijo a la radio France Inter que la "seguridad es un nuevo gasto en el presupuesto de la revista".
 
Este año pasado tuvimos que invertir casi 2 millones de euros para asegurar nuestra oficina, que es una suma enorme", dijo. "Tenemos que gastar cientos de miles de euros en seguridad para nuestras oficinas, algo que antes no estaba en el presupuesto de Charlie, pero teníamos la obligación para que los empleados se sientas seguros y puedan trabajar con seguridad".
 
Tras los ataques, gentes de todo el mundo adoptaron la expresión "Je suis Charlie" para manifestar su solidaridad con los periodistas, atacados por las caricaturas del profeta Mahoma publicadas por la revista.
 
"Es una frase que se utilizó durante la marcha como un signo de emoción o resistencia al terrorismo", dijo la dibujante de Charlie Hebdo Corinne Rey, conocida como Coco, a la radio France Inter. "Y poco a poco, me he dado cuenta de que 'Yo soy Charlie' se ha empleado mal para demasiadas cosas. Ahora ya no sé muy bien lo que significa".

*Con información de AP