Escuchar este artículo

Víctimas mortales de terremoto en Italia ascienden

Jueves, 25 de Agosto de 2016
La cifra de muertes ya subió a 159. Sin embargo, autoridades advierten que el número de víctimas aumentará.

La cifra de víctimas mortales tras el gran terremoto ocurrido el miércoles en el centro de Italia subió a 159, mientras las unidades de rescate siguen trabajando por la noche para buscar y sacar a los supervivientes de las ruinas.

Al menos 368 personas resultaron heridas, informó el departamento de protección civil de Italia, que advirtió de que el número de víctimas aumentará ya que algunas personas aún están desaparecidas.

El fuerte sismo, con una magnitud de 6,2 grados en la escala de Richter, sacudió la zona motañosa cercana a la ciudad de Rieti, a unos 140 kilómetros al noreste de Roma, sobre las 03:36 hora local (01:36 GMT) del miércoles, según comunicó el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV) de Italia.

Amatrice y Accumoli, dos pequeños pueblos de la provincia de Rieti, se encuentran entre las áreas más afectadas.

En Amatrice, el sismo dejó al menos 60 muertos, confirmó a la prensa el jefe de protección civil durante su visita al pueblo.

Cinco cadáveres fueron recuperados del famoso hotel Roma, y diez huéspedes permanecen desaparecidos, revelaron por su parte efectivos de rescate.

Los funcionarios locales creen que más de 30 personas se encontraban en el hotel en el momento del temblor.

Los trabajadores de rescate excavan a mano en la localidad para encontrar a los supervivientes atrapados entre los escombros, cuyas voces se seguían escuchando después de que ocurriera el gran temblor.

La mayoría de los edificios a lo largo de dos calles centrales se derrumbaron, enterrando a familias enteras que habían viajado hasta aquí para pasar sus vacaciones.

Amatrice siempre está llena de gente en el verano, entre residentes y turistas. Ahora la mayoría "se ha ido", dijo a la prensa el alcalde, Sergio Pirozzi, quien agregó que el número de muertos podría elevarse.

El hospital local quedó dañado y fue evacuado, aunque no se han registrado lesiones de consideración, dijo a Xinhua el personal médico.

Sólo cuando los edificios estaban tan destrozados que no había la mínima esperanza de hallar a supervivientes, los equipos de rescate limpiaron los escombros con buldóceres y máquinas pesadas.

En el resto de los casos, llevan a cabo los trabajos de excavación a lo largo de las calles de esta localidad medieval en un extraño siñencio, en un intento por percatarse de cualquier señal posible de vida.

Decenas de personas atrapadas, entre ellas varios menores de edad, lograron ser liberadas con vida en las zonas afectadas por el sismo.

Mientras, en Accumoli, también muy cercana al epicentro del movimiento telúrico, las tres cuartas partes de las construcciones se derrumbaron y cerca de 2.500 personas tuvieron que ser evacuadas, dijo a la prensa local el alcalde Stefano Petrucci.

En las aldeas de Arquata del Tronto y Pescara del Tronto, en la región oriental de Marche, al menos otras 20 personas perdieron la vida.

En Pescara del Tronto, una niña de diez años fue rescatada tras llevar alrededor de 17 horas sepultada debajo de los escombros.

Efectivos militares, fuerzas policiales y unidades de perros adiestrados, junto a funcionarios de protección civil y bomberos, se unieron a una operación de rescate masiva. También se han instalado tiendas alrededor de las localidades afectadas para las miles de personas sin hogar.

Horas antes este miércoles, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, quien ha recorrido las zonas damnificadas, prometió ayudas y esfuerzos de reconstrucción.

El Gabinente italiano se reunirá el jueves para discutir las medidas destinadas a ayudar a las regiones afectadas por el terremoto, que se sintió con gran intensidad en toda la región de Lazio, incluida la capital del país, Roma, y tan lejos como Nápoles, en el sur, y Bolonia, en el norte, según informó la agencia de noticias ANSA.

El INGV precisó que el epicentro del temblor se ubicó cerca de Accumoli y Amatrice, a una profundidad relativamente superficial de cuatro kilómetros bajo tierra. Se registraron unas 150 réplicas en las 12 horas siguientes al sismo inicial, añadió.

El terremoto del miércoles hizo recordar al ocurrido el 6 de abril de 2009 en la ciudad italiana de L'Aquila, que se cobró la vida de más de 300 personas.

El sismólogo del INGV Alessandro Amato explicó en una rueda de prensa en Roma que este último seísmo es "aproximadamente dos o tres veces menor que el de L'Aquila en términos de la energía liberada". 

Xinhua | Colprensa