Escuchar este artículo

La comunidad de Villa Nueva ha luchado por décadas para titular sus predios

Miércoles, 23 de Junio de 2021
La comunidad ha presentado la disposición de negociar los predios del barrio, pero no se ha podido concretar un precio equitativo entre los propietarios y habitantes.

En un territorio baldío que hace parte de un consolidado de barrios que conforman al sector Las Américas, en la Comuna 6, se encuentra desde hace 28 años Villa Nueva. Inició cuando familias desplazadas por la violencia llegaron un 3 de agosto de 1994 y construyeron cambuches para pasar una noche con techo.

Pero lo que fue una noche terminó siendo una semana, un mes y años, poco a poco más familias frecuentaron la zona y se extendió su territorio en las 17 manzanas que hoy lo conforman. En la actualidad cuenta con 540 familias y un aproximado de 2.000 personas que conviven, comparten y subsisten en el sector.

Sin embargo, pese a los esfuerzos comunitarios por hacer del terreno un lugar habitable y digno para sus familias, todavía no cuentan con un espacio deportivo y de esparcimiento. Dioselina Orozco, presidenta de la Junta de Acción Comunal (JAC), espera que la administración se siente a escuchar las peticiones de la comunidad.

“Entendemos que nos encontramos en situación de pandemia y no es buena idea alentar las aglomeraciones, pero necesitamos comenzar a acoplarnos de nuevo a la vida en sociedad, y estos espacios serían de gran ayuda para relacionarnos más entre nosotros”, dijo la lideresa.

Luego de tantos años de recorrido histórico, el tiempo ha dejado su rastro. Seis de las 17 calles presentan grietas y huecos en los que urge una pavimentación o, en su defecto, el reparcheo de las afectaciones más críticas en cada calle; su último mantenimiento fue en el 2018, pero no hubo una vigilancia adecuada del proceso.

Orozco, en vocería de varios presidentes que han tenido el mismo inconveniente, recalcó que los ingenieros de la pavimentación que designa la administración tienen que ser más comprometidos con sus proyectos.

“Cuando nos mandan a pavimentar una calle, la alcaldía envía un ingeniero a supervisar, pero él por lo general se queda un momento, mira el avance de la obra, se va y, poco tiempo después, la pavimentación comienza a agrietarse por no supervisar las medidas de concreto. Necesitamos que los ingenieros estén pendientes de la preparación del material”.

Image
Es común encontrarse con hogares en obra negra al lado de casas con gran extensión y acabados decorativos. / Pablo Castillo / La Opinión

Es común encontrarse con hogares en obra negra al lado de casas con gran extensión y acabados decorativos. / Pablo Castillo / La Opinión

 

 

La inseguridad en puntos críticos

El barrio es azotado por hurtos, drogadicción y riñas, la presidenta ha sido un fiel testigo de los vestigios que deja la violencia en estos sectores, dos de sus hijos han sido asesinados en las cercanías del lugar.

Aunque el problema se encuentra generalizado en gran parte de la ciudad, barrios como Villa Nueva han sido considerados con un alto tráfico de delincuencia. La alcaldía de Cúcuta presentó la solicitud para que el Ejército Nacional hiciera presencia en el territorio, pero, hasta el momento, no ha concluido de manera satisfactoria.

Mientras la solicitud sigue su curso en busca de la aprobación, el barrio ha sido frecuentado por la policía y el Grupo Operativo Especial de Seguridad (Goes), que ha tenido una presencia importante en el sector, aunque, pese al rigor de la Fuerza Pública, la comunidad todavía es víctima diaria de actos delincuenciales.

“No puedo negar el tremendo apoyo que ha sido la policía para nosotros, cuando llamamos al cuadrante o al mayor que se encuentre al mando en ese momento, inmediatamente tenemos respuesta, pero al ser tan grande la comuna, muchas veces los cuadrantes no tienen la movilidad para atender a todos los barrios de manera oportuna”, dijo la lideresa.

Image
La escuela provee educación para los niños de la zona y barrios aledaños. / Pablo Castillo / La Opinión

La escuela provee educación para los niños de la zona y barrios aledaños. / Pablo Castillo / La Opinión

 

 

Una promesa a la comunidad

La presidenta, con 10 años de mandato, se hizo una promesa que la ha mantenido como líder comunitaria de Villa Nueva. Luego de vivir en el barrio durante 28 años, espera concretar la titulación de predios para todos los habitantes, en especial para aquellos que llevan desde sus inicios en el territorio.

Aguardan con satisfacción que se termine de aprobar la ley de saneamiento de predios, que busca titular a personas que lleven más de 10 años viviendo en terrenos públicos o privados y evitar que los propietarios continúen pagando impuesto predial por un bien que no disponen.

Sin embargo, durante años, varios habitantes han llevado un proceso con los herederos de los terrenos del barrio, y no se ha concretado porque los precios demandados por los propietarios son demasiado altos.

“En la administración pasada se planeó un acercamiento entre el propietario y nosotros, mediado por la alcaldía, en el que se determinaron unos precios considerables, pero, al pasar el tiempo, esas cifras se dispararon, están cobrando de 120 mil a 150 mil pesos el metro cuadrado. Los habitantes de este barrio no podemos darnos el lujo de pagar nuestras propias viviendas tan caras, luego de los años invertidos”, enfatizó Orozco.

Los habitantes esperan que la administración responda asertivamente a sus peticiones, pues luego de tantos años viviendo, protegiendo y construyendo sus hogares, consideran que lo más justo sería una alternativa responsable de compra entre los propietarios y la comunidad.

Image
En algunos sectores, la oscuridad es la principal razón de hurtos y delincuencia. / Pablo Castillo / La Opinión

En algunos sectores, la oscuridad es la principal razón de hurtos y delincuencia. / Pablo Castillo / La Opinión

 

Alza en los recibos

Orozco observa con preocupación cómo la brecha de desigualdad cada vez afecta más a las familias que fundaron el barrio. Al establecerse con vías pavimentadas, servicios públicos e iluminación, varias personas compraron e invirtieron en propiedades extensas que han incrementado el valor comercial y patrimonial de la zona.

En consecuencia, los recibos e impuestos de agua, luz, gas e internet han subido con rapidez. Es normal observar en Villa Nueva una casa construida en obra negra, seguida de una casa de tres pisos con porche y acabados decorativos.

“Uno entiende que hay gente que tiene bastante y me alegro por ellos, pero así mismo existen familias que han buscado mi asistencia porque, si tienen para pagar los recibos, no tienen para comer. Y los más afectados son las familias que más tiempo llevan en el lugar, los fundadores”, concluyó la presidenta.

Algunos vecinos han optado por acudir a las brigadas que efectúa el Sisbén en los barrios para aclarar dudas y ser entrevistados por los funcionarios para recibir ayudas humanitarias del estado.

Sin embargo, varios habitantes han señalado inconsistencias en la clasificación de los grupos (A, B, C o D), alertando que personas de su mismo hogar aparecen en diferentes categorías.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

Redacción: Miguel Landazábal

Practicante de Periodismo

Image
En su mayoría, la comunidad se considera gente humilde que vive del día a día. / Pablo Castillo / La Opinión
Image
La opinión
La Opinión