Escuchar este artículo

Asesinaron a un vigilante informal en Toledo Plata

Jueves, 24 de Junio de 2021
Gerardo Maldonado Roa murió de un impacto de bala.

A pesar de que uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta capturaron a un hombre armado, a dos cuadras de la escena del crimen del vigilante informal Gerardo Maldonado Roa, la judicialización la tuvieron que adelantar por el delito de porte ilegal de armas, sin poder sustentar la presunta relación con el homicidio.

Al cierre de esta edición, el detenido, oriundo de Apartadó (Antioquia), era presentado en la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía, a la espera de ser escuchado en audiencias de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento, para que un juez defina si debe ir a la cárcel, mientras avanza el proceso en su contra.

El crimen de Maldonado Roa, quien trabajó como vigilante hace más de un año, en la calle 13 entre avenidas 17 y 18, del barrio Carlos Toledo Plata, donde finalmente fue asesinado, ocurrió a la 1:45 de la madrugada de ayer, en este popular sector de Cúcuta.

Sin embargo, como en el lugar del hecho no hay cámaras de seguridad, ni hubo testigos que identificaran al presunto agresor, los policías no tuvieron cómo demostrar en ese momento que el detenido haya disparado contra la víctima.

Los uniformados se incautaron de una pistola marca Prieto Beretta, un cargador, un silenciador y diez cartuchos.

Según se conoció, Maldonado recibió un impacto de bala alrededor del ojo derecho.

El silencio

Los vecinos del sector aseguraron que Maldonado inicialmente trabajaba cuidando el sector en bicicleta, pero actualmente lo hacía a bordo de una motocicleta.

“Yo no escuché disparos ni nada, solo oí el ruido de cuando cayó la moto al piso, pero pensé que había sido un accidente, por eso no quise salir a mirar, sino que seguí durmiendo”, dijo un vecino, mientras terminaba de tapar los rastros de sangre de la víctima que quedaron en la polvorienta vía.

Otro habitante de esta zona, aseguró que aunque no conocía personalmente al vigilante asesinado, sí era testigo de que desde hacía un año lo veía trabajando siempre de noche, hasta las 6:00 de la mañana del día siguiente, que terminaba su jornada.

Por ahora, los residentes del lugar esperan que se avancen en las investigaciones para esclarecer lo móviles del hecho, para que retorne la tranquilidad a este sector.

El lunes hubo otro homicidio

En el barrio Carlos Toledo Plata se han registrado dos asesinatos en menos de dos días. El primer crimen ocurrió la tarde del lunes y la víctima fue Deifer de Jesús Higuita Cano, de 40 años, a quien le propinaron al menos nueve impactos de bala, la tarde del lunes, en la calle 13 con avenida 10, de ese sector.

La víctima se movilizaba en una motocicleta marca Yamaha YCZ, de placas ZNQ-84E, cuando fue atacada de manera indiscriminada.

Algunos testigos del hecho aseguraron que el pistolero primero disparó contra Higuita, y luego de escucharlo quejarse de los impactos, se regresó y lo remató, apuntándole a la cabeza.

El homicida, que vestía buzo y pantalón de color negro, una gorra y tapabocas, siguió haciendo disparos al aire mientras huía del lugar, al parecer, en un carro marca Chevrolet Spark de color gris, en el que lo esperaba un cómplice.

Los peritos recolectaron nueve vainillas calibre 9 milímetros que fueron aportadas a la investigación.

Extraoficialmente se conoció que Higuita Cano estuvo indiciado por los delitos de acceso carnal en persona con incapacidad para defenderse, en hechos ocurridos en 2013; por violencia intrafamiliar y estafa, de 2019, además de fuga de presos, en 2010.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión