Escuchar este artículo

La música, la pasión de María José Vergara

Sábado, 6 de Marzo de 2021
La cucuteña canta todo tipo de género, pero se inclina más por la balada pop y el urbano.

María José Vergara es una joven muy talentosa que sueña estar entre los grandes artistas musicales y poco a poco sube los escalones hacia su meta. Su voz, aptitud, carisma y belleza, son la combinación perfecta para lograrlo. A sus 4 años sintió inclinación no solo por la música sino por el baile y todo lo que tuviera que ver con el arte.

Su familia siempre ha sido el apoyo para esta pasión, pues su mamá la inscribía de niña al festival de villancicos, al coro de la iglesia, y en el colegio se destacaba por participar en las izadas de bandera, para leer poesías, bailar o contar.

“Siempre me gustaba participar”, agregó Majo como se llama artísticamente y se describe como una mujer soñadora, extrovertida, risueña, emprendedora, noble y apasionada.

El año pasado, en medio de la pandemia, junto con unas amigas, crearon el grupo Las Divas de la Plancha, dándole un enfoque moderno a ese tipo de música en un formato virtual, pero ya no continúan juntas.

Luego, con otras amigas, formaron el grupo Mexicanísimas, donde realizan un show de teatro musical que le canta al amor y al despecho a través de un recorrido musical que le hace homenaje a la música mexicana.

“Esta fue una idea de Tuty María, también cantante, para los premios Vive Nuestra Música y este proyecto sigue ahí”, contó la cucuteña, quien aseguró que canta todo tipo de música, pero se inclina más por balada pop y urbano.

“Aún no tengo canciones propias, pero si he compuesto algunas y estoy trabajando en eso para realizar mi carrera como artista”, agregó.

La joven adelanta un curso de inglés y estudiará comunicación social. Además, ha sido imagen para algunas marcas de la ciudad. “Me divierto demasiado como modelo y en esta faceta expreso lo que soy yo, lo describo como un arte y lo amo”, aseguró Majo de 25 años, quien tiene una niña de 5 años y es quien la impulsa día a día a cumplir sus sueños. 

Antonella es un tesoro de Dios, un privilegio, y saber que lo más valioso que le puedo dar es el ejemplo de amor y sacrificio me llena el alma”, finalizó esta bella mujer, quien es cucuteña de adopción, pues es nacida en Sincelejo, Sucre. 

“Cuando tenía cinco años llegué a esta ciudad y le agradezco a Dios y la vida de ponerme en Cúcuta, una ciudad de gente pujante, emprendedora, perseverante”, agrega.
 

Image
Geraldine García