Vallenato con sabor cucuteño

Sábado, 1 de Mayo de 2021
Óscar Guerrero perteneció a las agrupaciones ‘La revelación vallenata’ y ‘El poder vallenato’, con quien hizo una gira por Venezuela. Después decidió lanzarse como solista.

Desde que tenía 11 años, el cucuteño Óscar Guerrero empezó su gusto por la música, y aprendió a tocar guitarra, motivado por su abuelo Eliécer Guerrero. 

Participó en todos los eventos culturales del colegio y en una izada de bandera quedó al descubierto su talento para el canto, aunque él ya había mostrado en casa sus entonaciones.

Este joven, de 30 años, labró desde muy pequeño su futuro en la música, pero fue en Ocaña, cuando visitó la ‘tierra’ donde vive su familia, donde le dio rienda suelta al vallenato, al escuchar en cada esquina este género musical.

Así fue que inició con la agrupación ‘La revelación vallenata’ e Inspirado por el cantante fallecido Kaleth Morales, Óscar Guerrero emprendió sus melodías al son de la guitarra, guaracha y acordeón. 

Luego hizo parte del ‘Poder vallenato’, donde grabó dos sencillos y se fue de gira por Venezuela.

Con esa experiencia vivida, Guerrero decidió ser solista y en 2018, sacó el sencillo ‘Dímelo’, de su amigo Andrés Santiago.

Además de ser intérprete, este joven cucuteño se convierte en  productor musical y monta  su propio estudio de grabación, donde trabaja todos los géneros musicales.

“De eso se trata, ser uno músico, conocer todos los géneros y fusionar música”, explicó el joven artista.

Actualmente vive en Cúcuta y hoy estrena su canción ‘No pude perdonar’, tema inspiración de su otro amigo Eduard Sepúlveda, quien le mostró la letra de una de sus canciones y le gustó. 

“Es un tema que trata sobre cuando uno quiere a una persona, pero esta le hace a uno daño, no es capaz de perdonar”, contó Óscar, quien se ha convertido en  un veradero guerrero del vallenato.

Además   tiene la meta de ser un artista reconocido a nivel nacional e internacional.

Este joven quiere salir adelante con su música y por su constancia, quiere darse a conocer en el mundo vallenato, para demostrar que con amor, trabajo y persistencia se puede cumplir los sueños.

Su nueva canción la está promocionando por todas las plataformas digitales y espera que tenga mucho eco como ha ocurrido con sus interpretaciones anteriores.

A su compañero de acordéon Osnaider Quintero, lo conoció  por internet ejecutando magistralmente ese instrumento de viento y lo invitó a que participara de su nuevo proyecto. Oscar, tenía 27 años, tecnológo en sistemas del Sena. Osneider, tenía 20 años e iniciaba el segundo semestre de Administración de Empresas en la Universidad Francisco de Paula Santander. Los dos tenían la convicción de fijar su futuro en el vallenato romántico con fusiones de nueva ola. Y por eso se atrevieron a grabar el sencillo  ‘Dímelo’ que lanzaron hace tres años.

Oscar ya había tenido la experiencia de grabar en el 2008, cuando vivía en Ocaña ‘La niña de mis sueños’, canción de su autoría, resultado de una vivida experiencia. Osnaider, siempre fue un aficionado a todos los instrumentos y en El Zulia, donde vivía aprendió a tocar guacharaca, caja y acordeón cuando apenas tenía 12 años.
 

Image
Geraldine García