Escuchar este artículo

Abren investigación a 12 militares por presunto abuso de autoridad en Ocaña

Miércoles, 10 de Julio de 2019
El hecho, bajo la lupa de la Procuraduría, ocurrió del 24 de noviembre y dejó una joven herida de bala.

Una docena de militares adscritos al Batallón de Infantería N° 15 Francisco de Paula Santander, en Ocaña, Norte de Santander, son investigados por la Procuraduría General de la Nación por presunto abuso de autoridad, en medio de una situación ocurrida el 24 de noviembre de 2018, en el puesto de control del aeropuerto de Aguas Claras.

De acuerdo la información dada a conocer por el Ministerio Público, se abrió una indagación disciplinaria contra el cabo segundo Gabriel Valbuena Arias y los soldados regulares Brayan Álvarez Mercado, Daniel Álvarez Sánchez, Luis Fabián Barrios Arrieta, Orlando Beltrán Castro, Franklin David Caro Romero, Carlos Andrés Castillo de León, Luis Carlos Centeno Díaz, Jairo Yamir Chinchilla Colmenares, Dener Cuesta Herrera, Jahan Padilla Anaya y Carlos Santander Flórez.

“La Procuraduría Provincial de Ocaña busca establecer si los investigados podrían tener responsabilidad disciplinaria frente a los hechos ocurridos, donde una mujer resultó herida con cuatro impactos de bala mientras pasaba por la zona en motocicleta”, indicó el ente.

El Ministerio Público decretó la práctica de pruebas, con el fin de verificar la ocurrencia de la conducta y establecer las circunstancias de tiempo, modo y lugar. Resaltó que los disciplinables podrán ser escuchados en versión libre.

El hecho

Como lo informó La Opinión en ese momento, luego de las averiguaciones realizadas, Silvia Juliana Manzano Picón, de 22 años y estudiante de Derecho de la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS), sede Ocaña, se movilizaba con su novio Brandon Plata Ordóñez, en una moto, cuando regresaba de compartir una cena en un restaurante de la zona. 

La pareja, al pasar por el puesto de control instalado por soldados de la Trigésima Brigada del Ejército, fue requerida por los uniformados. Según la versión castrense, los jóvenes omitieron presuntamente la señal de pare, por lo que uno de los militares reaccionó disparando.

Lea además Incertidumbre ronda caso de universitaria baleada por el Ejército

“La reacción del soldado fue hacer un disparo disuasivo (de advertencia). Sin embargo, eso no ha sido una política de la institución, que se dispare en un puesto  de control”, dijo el general Antonio María Beltrán, quien para la época era el comandante de la Trigésima Brigada, resaltando que en la zona se manejaba una alerta, debido a una información de inteligencia sobre un presunto secuestro en el municipio.

Sin embargo, el novio de la estudiante, afirmó que los soldados nunca le dieron la orden de parar y por eso pasó sin problema por el lugar. “No es justo que procedan de esa manera, ya que somos personas de bien, criados en el corregimiento de Aguas Claras. No saben el daño que me han hecho y a toda la familia”, enfatizó.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda