Escuchar este artículo

Agente interventor del hospital de Ocaña concilia con especialistas

Jueves, 13 de Mayo de 2021
Geriatras del Emiro Quintero Cañizares habían presentado su carta de renuncia por supuestos maltratos de la subdirectora, Eucaris Echeverría Herrera.

El agente interventor de la Superintendencia Nacional de Salud, Yamil Roberto Blel Cervantes se reunió y logró acuerdos con los geriatras del Hospital Emiro Quintero Cañizares de Ocaña, quienes habían presentado su carta de renuncia por supuestos malos tratos de la subdirectora, Eucaris Echeverría Herrera.

 “Nunca ha existido maltrato, sino algunos inconvenientes a la hora de suscribir la nueva contratación, ya que ellos eran vinculados de una manera distinta y se estaban haciendo los ajustes de ley, se despejaron las dudas y ellos continúan ofreciendo los servicios al centro asistencial”, agregó el interventor.

Aseguró que ya habló con el personal para que ese tipo de discrepancias no vuelvan a suceder y fue enfático al manifestar a los geriatras que cualquier inconformismo deben expresarlo a él como cabeza visible de la intervención antes de revelar información.

Desmiente las versiones sobre despidos masivos e indicó que en medio de la pandemia se ha cumplido con los compromisos laborales.

“Con la declaratoria de la alerta roja por obvias razones se han suspendidos los servicios de consulta externa, cirugías programadas y ambulatorias, el personal será reubicados en otras áreas”, agregó el funcionario.

Al presidente del sindicato departamental de trabajadores hospitalarios, Arístides Hernández, le manifiesta que está errado con esa cifra de 300 millones de pesos mensuales en el pago de los honorarios para los asesores y lo reta a que presente las pruebas a los entes de control.

Recuperación integral

El interventor destacó el compromiso del personal de la institución y de las autoridades para la recuperación del centro asistencial, actualmente bajo intervención administrativa de la Superintendencia Nacional de Salud.

Salvar al hospital es un compromiso de todos. Durante los primeros seis meses de la intervención hemos logramos fortalecer la confianza de los usuarios, que son la razón de ser de la entidad, con una mejor prestación de los servicios para la provincia de Ocaña y los municipios vecinos”, dijo el interventor.

Blel Cervantes indicó que desde el pasado 11 de noviembre, cuando fue intervenido el hospital, se han presentado avances importantes para garantizar una atención oportuna con nuevos servicios en medicina especializada, el aumento de la facturación y la recuperación de más de 8.000 millones de pesos para oxigenar las finanzas del hospital a través de acuerdos de pago con las EPS.

Asimismo, hoy se cuenta con la habilitación de 17 nuevas camas para pacientes COVID – 19, un equipo idóneo para garantizar la adecuada prestación de los servicios, así como el suministro de medicamentos e insumos y un trato humanizado para los pacientes.

 Sin embargo, el interventor hizo un llamado a la comunidad para evitar caer en la desinformación que afecta la imagen de la institución asistencial de los ocañeros.

“Todos queremos sacar adelante el hospital; aquí no hay despidos masivos ni malos tratos, y de presentarse una situación de irrespeto en el hospital, sería el primero en rechazar estas conductas y adoptar los correctivos a que haya lugar”, agregó Blel.

 Finalmente, el agente interventor dijo que el gran reto para la región es contar con un hospital viable, competitivo y operando al cien por ciento, que beneficie a los usuarios que conforman el Catatumbo, provincia de Ocaña y Sur del Cesar.

Image
Balance-Hospital-de-Ocaña

(Aclararon que no hubo maltrato contra los especialistas. / Foto: Cortesía)

Avances de la intervención

Blel Cervantes dispuso del personal asistencial necesario para garantizar las 24 horas los servicios de pediatría, medicina interna, ginecobstetricia y cirugía.

Cuenta con nuevas especialidades: cirugía plástica y neurocirugía. Y se encuentra en curso la habilitación de hemodinamia.

Se logró la formulación y reestructuración del plan de mantenimiento hospitalario. También, se implementó el modelo de atención primaria en salud, familia y comunidad. Se mejoraron las condiciones ambientales para almacenamiento de medicamentos y dispositivos médicos.

Se articuló la red de laboratorio entre la sede principal y los 11 centros y puestos de salud. La tripulación de las ambulancias medicalizadas se reforzó con la presencia de 4 médicos de traslado.  

Se gestionó el cambio de equipos por 3.000 millones de pesos para el área de laboratorio clínico, sede principal.

Se adoptaron los lineamientos técnicos y operativos para la ruta integral de atención para promoción y mantenimiento de la salud.

La producción y facturación pasó de $6.997 millones en noviembre de 2020 a $8.923 millones para marzo del presente año. Un aumento del 28 por ciento.

Se logró la actualización de la base de procesos jurídicos en curso y evaluación del riesgo: para el respectivo registro y reconocimiento en los estados financieros, estos se estiman en un valor aproximado de $12.788 millones.

Además, la recuperación de 3.000 millones de pesos a través de títulos judiciales. La identificación de los procesos judiciales, definiendo el riesgo jurídico, para proceder a conciliar y registrar en los estados financieros.

 Se adoptaron los lineamientos técnicos y operativos para la ruta integral en salud para la población materna perinatal y se establecieron las directrices para su operación, puntualizó.

Image
Javier Sarabia