Bloques nutricionales en la granja de la UFPS, sede Ocaña

Jueves, 25 de Marzo de 2021
De esta manera, se garantiza la protección, cuidado y calidad de vida de los animales en época de sequía. La granja experimental de la universidad adelanta proyectos de alimentación de concentrado.

La Facultad de Ciencias Agrarias y del Ambiente de la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS) seccional Ocaña, está adoptando estrategias encaminadas a mejorar el sistema de alimentación de los animales de la granja experimental.

 Maestros y estudiantes diseñan unas máquinas de fabricación de forrajes para bovinos y caprinos, con el fin de mitigar los efectos del calentamiento global y la prolongada pandemia que afecta la producción agropecuaria.

“Durante los primeros tres meses del año, debido a la época de sequía, la calidad de las materias primas o los forrajes disminuye para la alimentación de animales, razón por la cual se desarrollan mecanismos encaminados a mejorar condiciones nutricionales de los semovientes”, explicó el coordinador del Laboratorio de Nutrición Animal, José Efraín Salcedo.

 Una de las más importantes, es la creación de los bloques alimenticios tipo proteicos, con fuentes de fibras y aglutinante.

Le puede interesar: En Ocaña no habrá la tradicional Semana Santa

Personal de la granja muele pasto deshidratado y el resultado obtenido es la materia que se utiliza para la mezcla con harina de maíz, residuos de cosecha como el fríjol, afrecho, melaza y cal.

La combinación homogénea se compacta en la máquina de prensa hidráulica, generando la presión suficiente en una duración de dos horas. Una vez adelantado el proceso, el bloque se deja bajo techo con ventilación y se cubre con cal por alrededor de ocho días para el secado y pueda ser ofrecido al ganado criollo, de raza y cabras.

Normalmente se hacen 10 bloques de 1 kilo cada uno que alcanza 8 días para la alimentación de 10 especies. Por día, el animal consume un aproximado de 300 gramos del bloque.

“De esta manera, se garantiza la protección, cuidado y calidad de vida de los animales en época de sequía”, añadió Salcedo.

 El decano de la facultad, Daniel Hernández Villamizar, manifestó que la granja experimental de la universidad adelanta proyectos de alimentación de concentrado para animales de la institución.

 “En las instalaciones se ha adecuado la maquinaria necesaria, como molino de martillo, mezcladora de alimentos y peletizadora; esenciales para la generación de alimentos de concentrado para animales del alma máter. Esta estrategia, nació con el objetivo de suplir las necesidades alimenticias de los semovientes y capacitar a estudiantes sobre el desarrollo de procesos de generación de alimento concentrado”, detalló Hernández.

Image
Gracias a este proceso se reducen los altos costos en la compra de concentrados comerciales. /Foto: Cortesía/ La Opinión

Para la elaboración, personal de la granja añade los siguientes ingredientes: pastilla de fríjol, harina de maíz y arroz. Fuentes proteicas de origen vegetal, como harina botón de oro y mata-ratón. Además, sal mineralizada, melaza, cebada y afrecho de maíz.

Una vez obtenido el alimento, se hace un análisis para verificar que cumpla con los requerimientos nutricionales, que debe estar entre un 15% o 18% de proteína.

“Gracias a este proceso, se reducen los altos costos en la compra de concentrados comerciales, que debido a la contingencia de la COVID-19, el valor de estos aumentó en un porcentaje considerable”, mencionó Salcedo.

El ingeniero ambiental Richard Alsina Chona explicó que se utilizó un proyecto de estudiantes de mecánica, para el diseño y construcción de las máquinas compactadoras con una bomba de fluidos que comprime la materia prima de materia hidráulica.   

Asimismo, un molino de martillo, una mezcladora de alimentos y una peletizadora donde se logra un balance nutricional a bajos costos y con buena calidad.

Lea también: Campesinos restituidos de Ocaña lanzaron su marca ‘Café del Catatumbo, un grano para la paz’

“Es un proceso de conservación de forrajes, donde a través de la compactación se crean unas condiciones de alimentación para así suministrarlo al ganado en época seca o cualquier momento de escasez.  El objetivo que se busca con el proceso del ensilaje es preservar de la manera más completa posible, la mayoría de los nutrientes de los forrajes”, indicó Alsina.

El ensilaje es un método de alimentación más económico, que puede ayudar a cumplir con los requerimientos nutricionales que necesita el animal.

Image
Javier Sarabia