Escuchar este artículo

Campaña ‘Diez mil ocañeros dicen sí’ por los más necesitados

Jueves, 4 de Junio de 2020
La Iglesia Católica recauda fondos para adquirir mercados y dárselos a los afectados por la pandemia.

Una de las consignas de la Iglesia Católica es sembrar valores éticos y morales en los corazones de los feligreses y esos principios se vieron reflejados durante la radioteletón efectuada por la Diócesis de Ocaña con el fin de recolectar ayudas para la población vulnerable.

El sacerdote Jairo López Ramírez  lidera la campaña denominada “Diez mil ocañeros dicen sí”, para llevar un pedazo de pan a las personas más necesitadas en tiempos del coronavirus.

A través de las ondas hertzianas de la emisora diocesana Radio Catatumbo, el equipo de pastoral social se puso la camiseta de la solidaridad y recolectan 16 millones de pesos que serán convertidos en mercados para mitigar el hambre en aquellos sectores “que no tienen nada qué echar a la olla”, indica el presbítero.

Además, resalta la solidaridad de la gente para apoyar al prójimo durante esta pandemia.

“Muchas personas hacen sus aportes de 25 mil pesos como gesto de caridad y esas acciones se convierten en aportes fundamentales para mitigar la situación de los semejantes”, explicó

 Se ha consolidado un equipo de trabajo con la participación de muchos profesionales que multiplica los recursos para organizar los mercados y hacer feliz a las familias.

“Vamos a dejarnos renovar el corazón con un pacto de amor encaminado a avivar ese fuego del espíritu santo. Dios bendiga los hogares y que la luz de la sabiduría brille en el mundo para superar todas las dificultades humanas, puntualiza el sacerdote.

El ex diputado de Norte de Santander, Mario Alfonso Echávez Elam, agradece la manera como la iglesia católica se convierte en el púlpito moderno para generar las buenas acciones. 

Resalta la importancia de compartir con alegría para sensibilizar a la gente a través de un micrófono encaminado a despertar la solidaridad.

La integrante del equipo de pastoral social, María Paz Sepúlveda Contreras, destaca la colaboración de los ocañeros, quienes aportan mercados y dinero en efectivo para solventar la difícil situación que atraviesan los habitantes de esta región. “La solidaridad es inmensa y conjuntamente con el padre Jairo López estamos sirviendo de puente para ayudar a la gente”, precisó.

Image
La opinión
La Opinión