Escuchar este artículo

CENS robustece el sistema energético en Ocaña

Lunes, 25 de Octubre de 2021
Para los próximos 5 años invertirán alrededor de $500 mil millones.

La empresa de Centrales Eléctricas del Norte de Santander (CENS) modernizó el sistema energético en los municipios de la provincia, zona del Catatumbo y sur del departamento del Cesar con la repotenciación de los equipos en Ocaña.

Lea aquí: “Piensa Verde”, la oportunidad para fortalecer proyectos ambientales de la región

El subgerente de subestaciones y líneas, Carlos Eduardo Solano Quintero explicó los alcances del proyecto para ofrecer un mejor servicio en esta zona del territorio nacional.

Los planes fortalecerán el sistema para mover la industria y el mejoramiento del servicio de energía en aras de mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región. “El ADN de la empresa es la prestación del servicio a través del tiempo con calidad y oportunidad para generar el progreso, desarrollo y bienestar de las distintas comunidades, dijo Solano. 

La empresa coordina acciones desde tres frentes de trabajo correspondientes a las líneas de transmisión, las subestaciones que hacen labores de transformar esas energías para finalmente llevarlas a las redes de distribución. 

“Debemos hacer el mantenimiento preventivo y además modernizando los activos con tecnología de alta gama. En la subestación y en todas las redes de distribución se hace el procedimiento, actuando sobre el transformador de potencia que es un equipo muy grande que maneja toda la energía del casco urbano y municipios circunvecinos como González y Río de Oro”, precisó el subgerente. 

Lea además: 'Contraloría Móvil' recorre Norte de Santander

El ingeniero explica que el transformador tiene una pieza interna llamada ‘regulador de voltaje’ que funciona similar a un computador para equiparar la intensidad de las cargas recibidas por los usuarios.

“Ese elemento necesita un mantenimiento periódico como en los carros que requieren cambio de aceite a kilometraje o tiempo. Ya había cumplido las horas de uso que son alrededor de diez mil operaciones. Se procedió a sacarlo del transformador, hacer limpieza, cambiar piezas y volverlo a insertar con la ayuda de un especialista de una firma internacional correspondiente al fabricante”, mencionó. 
 Asimismo, destacó que se trabaja en la modernización del tablero donde están los equipos del transformador con la última tecnología. “Los usuarios reconocen que la luz se va poco gracias a los aparatos bien mantenidos y modernizados. Aparte de la programación rutinaria ya que hace 20 años no se reparaba ese elemento”. 

Aseguró que en el interior se trabaja con técnica a potencial que permite intervenir en la subestación sin que los usuarios se den cuenta. “Este año hemos hecho 5 veces esas actividades y los clientes no se han enterado porque son procedimientos de última tecnología”.

Lea también: Iniciarán labores misionales para víctimas del conflicto

El ingeniero, Edward Alberto Acevedo Camacho, líder de mantenimiento integral en las subestaciones y líneas de Centrales Eléctricas, explicó la técnica de trabajo potencial.

“Tenemos equipos energizados a nivel de tensión de 115 mil voltios, donde el personal utiliza trajes de microfibra de acero y hacen parte del transporte de la energía. Se suben a través de unos andamios que, con aislados, llegan hasta el punto de contacto y se ponen a potencial del conductor. Toda la energía se pasa a través del traje y realizan el trabajo sin suspender la energía para los usuarios con el fin de avanzar en la remodelación”, agregó.
 

Image
En zonas apartadas como las comunidades de Motilón Barí existen iniciativas de electrificación rural, con una inversión cercana a los $70 mil millones. / Foto: Cortesía

La cobertura 

La subestación abastece el casco urbano de Ocaña, Río de Oro González, La Playa de Belén y Ábrego. Una línea de trasmisión atiende Aguachica, en el sur del Cesar, con modernos equipos.  
 El transformador no supera los 15 años, un buen estándar para el país, representando grandes beneficios para soportar el consumo. “La energía mueve la industria, genera alegría, produce calidad de vida y muchas sonrisas de satisfacción, no tenerla es lo peor”, exclamó el ingeniero Carlos Eduardo Solano.

Manifestó que cuentan con una infraestructura para atender la demanda actual y futura. Además, se proyecta la construcción de subestaciones en la Playa de Belén y el Alto del Pozo para dar mayor confiabilidad al sistema.

Lea además: Consolidan el Consejo Municipal de Turismo en Ocaña

“En los últimos tres años hemos invertido solamente en la subestación Ocaña, $1.500 millones y en la regional casi $3.600 millones en las redes de distribución para llegar a todos los usuarios con la mejor calidad de servicios. No hay restricciones a los inversionistas extranjeros, hay promotores externos que están montando plantas de generación cercanas, se conectan a nuestros sistemas y mejoran la demanda”, reiteró. 

En esa cadena de mercado se compra la energía y se inyecta a través de líneas de transmisión, las ingresan a las subestaciones y con activos se reducen de un nivel alto a uno bajo y la entregan a las redes de distribución. “Tenemos que ser buenos en los tres aspectos, en las líneas, en las subestaciones y en las redes de distribución. Para evitar riesgos se hizo la reubicación de las torres cerca del patinódromo y los sectores de El Lago, Landia y Juan XXIII”. 
 
“En estos momentos se ejecuta un proyecto de repotenciación entre las subestaciones de Convención-Tibú- Planta Zulia que conecta con Cúcuta y nos permite hacer ese enlace completo con un gran anillo en el nivel de tensión de 115 mil voltios que nos permite una contundencia muy fuerte, entonces hacemos un sistema muy robusto para atender lo mejor posible a los usuarios de Ocaña y Aguachica”, agregó el ingeniero. 

Igualmente, remodelaciones en las redes de redistribución de los municipios. “Para cumplir con la prestación del servicio y mantener la infraestructura se requiere de paciencia, pues a la postre es para el beneficio nuestro dónde se hacen inversiones en el mantenimiento de la infraestructura disponible”.

Lea también: Invertirán $12.500 millones en vía Pamplona-Chitagá

 Manifiesta que la iluminación navideña es fundamental para mantener las tradiciones en el hogar y se deben tomar las precauciones. “Lo hagamos con seguridad, a veces abusamos de las instalaciones, no usamos los mejores cables y extensiones, recargamos mucho las tomas”. 
 

Image
Avanza la modernización de la subestación de CENS en Ocaña.

Beneficios sociales

En la expansión para este año la empresa invierte cerca de 100 mil millones de pesos y en los próximos 5 años alrededor de 500 mil millones de pesos para fortalecer toda la infraestructura de Norte de Santander.

Lea además: Socializarán proceso electoral para curules de víctimas en el Catatumbo

Se logró el traslado la línea subestación Convención para mitigar los riesgos de algunas viviendas hasta el aeropuerto con más de 25 mil millones de pesos los 7 kilómetros. 

En zonas apartadas como las comunidades de Motilón Barí existen iniciativas de electrificación rural, con una inversión cercana a los 70 mil millones de pesos en su gran mayoría con fondos del Estado del FAER para llegar a una cantidad de veredas en diferentes municipios. 

“Donde no podamos llegar con redes convencionales que resulta muy costoso, inviables técnicamente, estamos utilizando mecanismos de tecnología solar. Van a ser atenciones con paneles solares, el compromiso de la empresa es llegar al 100 por ciento de cobertura”, agregó el ingeniero. 

Le puede interesar: Conforman frente de seguridad en Tacaloa, Ocaña

Paralelamente se adelantan programas sociales en áreas especiales para escuchar lo que la gente quiere tener a través de las partes técnicas y lograr la atención integral con cuidado del medio ambiente.

En cuanto al ahorro de energía, se tiene el sistema de compra de kilovatios de energía o recargable donde 23 mil usuarios se acogen al programa diseñado con dos frentes, uno para aquellos sectores con altas pérdidas de energía y dos para las familias que por distintas razones tienen una cartera alta, entonces allí llega ese programa y solamente el 10% que ellos van comprando va a la deuda que es altamente social.

“Es muy bonito porque le permite a la gente como en el uso de celular dosificar la energía, algunos tienen la sensación de que sale más barato y es que la usan mejor, más eficientemente a ciertos estratos, no es un proyecto masivo poco a poco se avanza para rendir la plata”, puntualizó.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Javier Sarabia

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda