Escuchar este artículo

El patrimonio cultural que no tiene dolientes en la Provincia de Ocaña

Viernes, 30 de Junio de 2017
Cuestionan que Planeación municipal está acabando con la Academia de Historia.

La Academia de Historia de Ocaña hizo un duro cuestionamiento al papel de Planeación municipal en los últimos años, por cuanto están acabando con el patrimonio cultural.

El presidente de la entidad cultural, Luis Eduardo Páez García, solicitó a los entes de control investigar y dijo que pidió al Ministerio de Cultura enviar una comisión para que verifique la afectación en construcciones que no cumplen con los requisitos de conservación.

Páez señaló que existe una legislación nacional, departamental y municipal que protege el patrimonio y no se cumple. “Está la Ley de Cultura 397 de 1997, la Ley 1185 y el Decreto departamental 1144 de 2003, que declara bienes materiales patrimonio”.

En el caso de la arquitectura, según Páez, están el Museo Antón García de Bonilla, la catedral Santa Ana, el palacio municipal y el Club Ocaña, que no se pueden intervenir sin el aval del Consejo Departamental del Patrimonio.

El líder Páez también argumentó que el acuerdo municipal del Plan Básico de Ordenamiento Territorial que se reformó en 2007, señala la ampliación del Centro Histórico de Ocaña y en esa área se observan intervenciones sin el aval del Consejo de Patrimonio. 

“Aquí hay un Consejo Territorial de Planeación, es un figurón, no sirve para nada, las personas que están ahí no son idóneas para opinar sobre patrimonio y lógicamente queda al arbitrio de la Secretaría de Planeación donde se han denunciado irregularidades y siguen expidiendo licencias de construcción y demolición sin tener en cuenta la legislación de protección del patrimonio”, indicó.

Las viejas casonas 

Los propietarios de las viejas casonas del Centro Histórico tienen inquietudes porque no reciben las ayudas del gobierno para conservarlas. 

“En la casona cerca al Complejo Histórico los propietarios dejaron que se convirtiera en ruinas para justificar su demolición”.  

Incentivos tributarios 

El Gobierno Nacional debe facilitar los recursos para la recuperación de casonas como es el caso de Calderón de la Barca. Sin embargo, se requiere de voluntad política en las regiones para que se presenten los proyectos.

“Hay unos incentivos tributarios y en Ocaña se trató de generarlos ante el Concejo municipal y no se aprobó esa iniciativa”.

El incentivo tributario según Páez está en la rebaja de los impuestos de las casonas en las áreas históricas para que sus dueños, los puedan mantener debidamente.

“Es un proyecto que el Concejo debería poner en práctica, el problema es que los cabildantes tampoco se preocupan por la cultura local y menos les importa la protección del patrimonio”.

Image
La opinión
La Opinión