En Ocaña extreman medidas por aumento de casos de COVID-19

Lunes, 4 de Enero de 2021
"Debemos cuidar a la tercera edad ya que es la población más vulnerable al coronavirus”, Secretaría de Gobierno.   

Los integrantes del Puesto de Mando Unificado (PMU) de Ocaña extreman las medidas de bioseguridad para mitigar la propagación del coronavirus ante un oleaje presentado durante los primeros días del año en el municipio.

El secretario de gobierno, Yuri Alfonso Carrascal Gómez, reiteró las recomendaciones del comportamiento ciudadano para frenar el contagio, ya que en el centro asistencial crece el número de pacientes a comienzos del nuevo año.  

En el reporte del Instituto Nacional de Salud (INS) del 3 de enero, registró 39 nuevos casos positivos, 19 femeninos y 20 masculinos. La cifra asciende a 2.258 pruebas de las cuales 84 personas han muerto, lo que preocupa a las autoridades sanitarias. De 8.426 muestras efectuadas, en espera se encuentran 1.894.

“Lo grave del caso es que en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital no hay cama para tanta gente y debemos cuidar a la tercera edad ya que es la población más vulnerable”, exclamó Carrascal Gómez.

La ocupación general del Centro Respiratorio de la  expansión hospitalaria y Unidad de Cuidados Intensivos es del 65 por ciento y no se debe bajar la guardia, aseguró el auditor médico, Holmes Amaya Cano.

“Esto implica que está activo la COVID-19, estamos en un proceso de ascenso y por eso es necesario tomar siempre las medidas preventivas del uso del tapabocas, lavado de manos, el distanciamiento, por eso las medidas que ha tomado la alcaldía y la gobernación de Norte de Santander para evitar aglomeraciones. 

“Básicamente es el cuidado de la población para que los indicadores no se sigan aumentando y no tengamos problemas en la remisión de los pacientes porque a nivel regional están copadas las UCI y tenemos problemas en el traslado”, agregó

El agente interventor de la Superintendencia Nacional de Salud, Yamil Roberto Blel Cervantes, dijo que en el 2021 seguirán fortaleciendo la red pública hospitalaria, en la provincia de Ocaña y Sur del departamento del Cesar.

 El mandatario local, Samir Fernando Casadiego Sanjuán, recalca sobre el autocuidado para evitar la propagación del coronavirus.

 “Ya se han tomado medidas drásticas como la cancelación de los carnavales y se adopta el toque de queda y ley seca desde la una de la tarde hasta las seis de la tarde del otro día para disminuir la aglomeración de personas hasta el día de Reyes”, precisó.

Por la emergencia registrada en el país y especialmente en la ciudad, desde el 4 al 6 de enero se prohibió este tipo de celebraciones, ya que la COVID-19 no es un juego es una realidad, el virus está circulando en los distintos sectores de la localidad. Se prohíbe el consumo de bebidas embriagantes en espacios públicos. Esperamos para el 2022 volver a disfrutar de las tradicionales fiestas, señala Casadiego Sanjuán.

En un Consejo extraordinario de Seguridad se hace un balance de las festividades de fin y comienzos de año y se adopta la disposición 001 del 2 de enero de 2021, por medio del cual se decreta toque de queda en el municipio de Ocaña en virtud de la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus COVID-19 y mantener el orden público.

“Se coordinan patrullajes permanentes del ejército colombiano y la policía nacional en puntos claves de la ciudad, para mantener el control los días 4,5 y 6 de enero. Se recuerda a la comunidad que el incumplimiento de los decretos será motivo de sanción para los infractores cercano al millón de pesos”, puntualizó Carrascal Gómez.

Image
Javier Sarabia