En Ocaña no habrá la tradicional Semana Santa

Miércoles, 24 de Marzo de 2021
Las monumentales y concurridas procesiones de la Semana Mayor no se harán para evitar la aglomeración de personas.

En medio de las restricciones producto de la pandemia, avanzan los preparativos para la Semana Santa en el municipio de Ocaña.

 Los líderes espirituales y propietarios de establecimientos comerciales de la región reciben orientación sobre los cuidados durante las ceremonias religiosas.

 Las monumentales y concurridas procesiones de la Semana Mayor no se harán para evitar la aglomeración de personas, según explicó el presidente de la Hermandad de Nazarenos, Leonardo Rafael Gentil Quintero.

 “Es triste no participar activamente en los distintos actos, pero primero está la vida y debemos acatar los lineamientos. De todas maneras, a través de las plataformas virtuales se pueden seguir las ceremonias religiosas para mantener vivas las tradiciones”, dijo Quintero.

 Con el apoyo de los profesionales del Equipo COVID-19 de la Secretaría de Gobierno se dio inicio a una serie de instrucciones a propietarios y administradores de los diferentes establecimientos de comercio que operan en la ciudad.

En esta oportunidad fueron capacitados líderes de los diferentes centros religiosos, donde se les orientó sobre la nueva normatividad que rige este año 2021 en el manejo de los protocolos de bioseguridad, como el distanciamiento físico, limpieza y desinfección de áreas comunes, ventilación de los espacios y uso permanente de tapabocas.

Las autoridades adscritas al Puesto de Mando Unificado (PMU) hacen ajustes a los protocolos de bioseguridad antes, durante y después de la Semana Santa en el municipio.

La Diócesis de Ocaña coordina las medidas esenciales para prevenir la propagación de la enfermedad entre la comunidad religiosa.

 Serán acatadas las disposiciones para regular los aforos, el distanciamiento social, la asepsia en los templos y el uso frecuente de los tapabocas.

 Con mucha precaución se desarrollarán los actos litúrgicos y la atípica Semana Santa será transmitida por los medios digitales para difundir la pasión, muerte y resurrección, según detalló el párroco de la catedral de Santa Ana, Enrique Ríos Pallares.

“Solamente se permite el aforo del 35 por ciento que en el caso nuestro son 200 personas guardando las distancias. Los nazarenos deben seleccionar unos 100 miembros para el víacrucis dentro del templo”, señaló el párroco.

Por razones sanitarias, el tradicional lavatorio de los pies se omite este año y en la adoración de la cruz no se permitirá el beso a Cristo. La visita a los monumentos estará restringida y la comunión deberá recibirse en las manos.

El secretario de Gobierno, Yuri Alfonso Carrascal Gómez, señaló que se rigen por las disposiciones emanadas por el Gobierno Nacional, donde se advierte que las bajas tasas de ocupación de las camas UCI permiten flexibilizar las restricciones.

“En el hospital existe el 40 por ciento y en la clínica es del 28 por ciento, entonces, no vamos con toque de queda sino Ley Seca en los días santos”, afirmó el funcionario.

 Fue categórico al manifestar que no permitirán cualquier acto cultural, religioso o de feria que implique aglomeración de personas.

El alcalde de Ocaña, Samir Casadiego, indicó que los representantes de la iglesia católica son conscientes sobre los efectos de la pandemia por el nuevo coronavirus y están de acuerdo con las disposiciones de prevención para la apertura de los templos existentes en la región.

Image
: La virtualidad continuará apoyando la transmisión de las celebraciones litúrgicas. Foto: Cortesía/ La Opinión
Image
La opinión
La Opinión