Escuchar este artículo

En Pueblo Nuevo reclaman el arreglo del histórico templo

Sábado, 30 de Octubre de 2021
Gobernantes no dan soluciones

El recrudecimiento de la ola invernal de los últimos meses y la desidia de los gobernantes de turno tienen en vilo a los habitantes del corregimiento de Pueblo Nuevo, jurisdicción de Ocaña debido al constante deterioro del histórico templo de San Diego de Boquiní.

Lea aquí: Censan predios en áreas estratégicas de Pamplona

A través de un comunicado claman al Ministerio de Cultura y Turismo la destinación de recursos necesarios para la urgente intervención ante el inminente desplome de sus techos.

El sitio de peregrinación está cerrado desde el mes de agosto, por lo que para los habitantes es fundamental retomar las actividades durante la navidad para rezar la misa de aguinaldo con los niños e inculcar los valores éticos y morales.

La vocera comunal, Claudia Patricia Navarro Sanjuán expresa la preocupación por el deterioro de la capilla donde se tiene como santo patrono a San Diego de Boquiní. A raíz de los fuertes aguaceros, los techos están a punto de colapsar y las estructuras requieren de una restauración urgente por parte del ministerio.

Le puede interesar: Gobernación hará 2.000 mejoramientos de vivienda rural en 2022

El obispo de la Diócesis de Ocaña, monseñor Luis Gabriel Ramírez Díaz, ante el inminente peligro, en aras de proteger a la comunidad y al clero decretó la suspensión de los todos los oficios religiosos en el centro poblado, ya que no hay condiciones.

La medida se tomó hasta cuando las entidades correspondientes procedan a reparar los daños del patrimonio cultural del orden departamental. 

La comunidad, la iglesia católica e incluso la administración municipal no pueden hacer una intervención debido a la declaratoria. “Pensábamos que iba a ser mejor para lograr recursos, pero mire que el abandono es total”, reiteró la señora Navarro.

Image
La goteras deterioran las paredes del histórico templo.

 A través de un comunicado exponen ante la Gobernación de Norte de Santander y el Ministerio de Cultura el problema a la espera de la inversión oportuna. 

Lea además: Beneficiarios de restitución de tierras exponen sus proyectos productivos

“El inconveniente lo tenemos hace muchos años, ante la mirada atónita, el templo se deteriora y puede quedar en ruinas. Estamos privados de las sagradas ceremonias, es un bien de gran valor sentimental ya que en ese lugar hemos vivido momentos significativos y se convierte en la cara bonita del centro poblado”, agregan en el comunicado. 

Uno de los renglones de la economía es el turismo donde muchas personas visitan el corregimiento los fines de semana y las temporadas altas de vacaciones. 

La líder comunal Aidé Moreno señala que no ha habido poder humano, ni divino para que los gobernantes de turno hagan inversión en ese lugar. “Nuestro terruño clama por la pronta restauración del templo declarado bien de interés nacional y departamental”.

Lea también: Riesgo latente en el barrio La Primavera de Convención

La comunidad solicita que se transfieran las escrituras a la administración municipal para que pueda hacer la intervención.

Son conscientes de que para la intervención de la cubierta se requiere el aval de la mesa técnica de patrimonio por ser un Bien de Interés Cultural de carácter departamental.

De acuerdo con los cálculos de los expertos en la materia, el proyecto tendrá un costo superior a los 500 millones de pesos y se estarían canalizando recursos de impuestos al consumo de telefonía celular.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

La construcción del templo data del año 1797 y aseguran que la declaratoria como patrimonio cultural departamental en el año 2003 se ha convertido en un obstáculo para la intervención ya que se requiere del aval de la mesa técnica.

Image
Javier Sarabia

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas