Escuchar este artículo

Lluvias cobran vida de una mujer en Ocaña

Viernes, 11 de Octubre de 2019
Martha Cecilia Mejía Ríos falleció luego de que un alud de tierra sepultara parte de su vivienda.

Martha Cecilia Mejía Ríos, 49 años, falleció el jueves en la noche luego de que un alud de tierra sepultara parte de su vivienda, producto de las fuertes lluvias que azotan por estos días al municipio de Ocaña.

El hecho se registró en el asentamiento humano Colinas de la Esperanza, ubicado al norte del municipio.

Aunque sus familiares y vecinos intentaron auxiliarla, usando azadones para retirarle el lodo y  trasladarla de inmediato al hospital de Ocaña, la mujer falleció.

 “Ella estaba acostada y yo sentado, de repente escuché el ruido, intenté agarrarla de la mano y el impacto me la arrebató”, narró, Bienvenido Arévalo, su cónyuge.

José Arévalo Mejía, uno de sus hijos, aseguró que el episodio siempre se repite en temporada invernal. 

“Cuando llueve duro sentimos miedo. En tres ocasiones se ha venido el barranco, por eso colocamos el plástico en la parte superior para evitar la filtración del agua. 

Los vecinos indicaron que unas 20 casas del asentamiento humano están en peligro para desplomarse.

Le puede interesar Lluvias prenden las alarmas en Ocaña y El Carmen

Ante ese trágico suceso el coordinador de la Oficina de Gestión de Riesgos y Atención de Desastres, capitán William Pacheco Ortiz, hizo un llamado a los presidentes de las Juntas de Acción Comunal para que activen los planes de contingencia encaminados a prevenir tragedias. 

“Le pedimos a la gente que revise muy bien las estructuras, observar agrietamientos, desprendimientos de taludes y escorrentías de agua para tomar las precauciones”, recalcó.

El Consejo Municipal de Riesgos indicó que  varios sectores de la ciudad han resultado afectados, entre los que figuran Landia, Juan XXIII, Los Almendros, El Carbón, Las Cajas y El Palomar.

Según el reporte de alertas tempranas del Ideam Tibú, El Carmen y Ábrego están en alerta roja por rayos y en alerta naranja por probabilidad de crecientes súbitas, mientras que Sardinata permanece en alerta naranja por posibles deslizamientos.

Image
La opinión
La Opinión