Escuchar este artículo

Los dulces hechos de cocota son la sensación en Ocaña

Jueves, 24 de Agosto de 2017
15 madres participaron en la feria de la fruta típica en la Provincia.

Natilla, dulces e incluso yogurt con la fruta típica de Ocaña, la cocota, hicieron parte de una feria en el Complejo Histórico de San Francisco.

Las amas de casa tuvieron la oportunidad de contar  sus experiencias en la preparación de los productos como fuente de ingresos.

Una de ellas es Esperanza Vergel Pérez, de estirpe campesina y quien indicó que en su casa son tradicionales esos manjares en agosto. “Los preparamos para atender a los visitantes de la finca... nunca se logró la comercialización”.

Le puede interesar: El V Festival de Ballet al Parque integró a los ocañeros

Ahora, ella cuenta con la asesoría del Centro de Emprendimiento que orienta a las mujeres campesinas para mostrar sus delicias.

En la feria fue la encargada de dar a conocer el yogurt de cocota, que fue la sensación de los asistentes.

“Se baja la cocota pintona, se pela, se corta en tiritas y se hace un almíbar. Se licua y se mezcla con el lácteo para que tome el sabor”, indicó.

La producción se hace en la finca Santa Ana, de la vereda La Rinconada. Sólo se produce cocota de agosto a octubre.

Además: Recuperan histórico monumento de Ocaña que era foco de drogadicción

También procesan otros productos como piña, mango y melocotón.

“Hemos hecho cursos de manipulación de alimentos con el Sena y se hace el lavado de las frutas con vinagre y limón. No tiene conservantes y es ciento por ciento natural. La leche se obtiene de las vacas de la región”, explicó la ama de casa.

Un toque al paladar

En el barrio La Piñuela, Nelsida García Ramírez, se ideó una natilla de cocota y la gente deleitó el paladar.

“Se toma el producto maduro, se licúa, se cuela y se combina con la leche, vainilla y maicena”, indicó la mujer de 76 años.

Ella confesó que cuando era niña observó a su mamá procesar los alimentos y aprendió los secretos. “Podría escribir un libro sobre la preparación de alimentos y postres. Con este oficio me gano la vida y levanté a mis hijos”, recalcó.

De la cocota se pueden sacar mermeladas, vino e incluso aguardiente. “Es un fruto prodigioso”.

La joven Andrea López del grupo empresarial Alba, en el barrio Tejarito, también utiliza el postre de cocota para los comensales. 

“Se cocina durante 4 horas y luego se agrega el dulce para el disfrute de chicos y grandes”, agregó.

Image
La opinión
La Opinión