Escuchar este artículo

Madres comunitarias dicen NO al modelo de alternancia en Ocaña

Lunes, 14 de Junio de 2021
Elevada inconformidad por parte de las madres comunitarias, no poseen los elementos mínimos de bioseguridad y no han sido muy apoyadas durante la pandemia.

Las madres comunitarias de la región de Ocaña no están de acuerdo con el modelo de alternancia propuesto por el Gobierno Nacional para el segundo semestre del año.

Aseguran que no cuentan con los elementos mínimos de bioseguridad para la atención de los niños en espacios reducidos, donde los padres de familia se abstendrán de enviar a sus hijos a los hogares comunitarios.

La representante de la Asociación en Ocaña, Carmen María Ballesteros, con más de 10 años de experiencia en el trabajo con la primera infancia, expresó su preocupación sobre el regreso a las labores presenciales con los pequeños.

 "La situación a nivel nacional cada día se complica más, debido a que desde Bogotá se viene dando la orden de empezar con la alternancia a partir de julio. No es que las madres no queramos trabajar, sabemos que tenemos un compromiso o un contrato firmado, pero la situación que estamos viviendo en el municipio no es la mejor”, manifestó Ballesteros.

Señaló que las condiciones no están dadas para laborar con esa franja de la población infantil. "Si a nosotros los adultos se nos hace difícil usar un tapabocas, imagínese como serán los niños. Durante la pandemia el trabajo de las madres se duplicó", recalcó la vocera comunitaria.

Invitó a la nueva directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en Ocaña a apoyar a las madres comunitarias. “Estamos trabajando y velamos por la niñez colombiana, queremos pedirles a los padres de familia a que socialicemos el tema".

Según la líder, las condiciones de las viviendas no son las más adecuadas, los espacios son reducidos y se pretende que las adecuaciones de los hogares se hagan con lo recibido dentro del salario y no están de acuerdo.

"Las madres comunitarias y FAMI (Familia, Mujer e Infancia) no hemos tenido ninguna ayuda durante la pandemia, nosotras sólo contamos con Dios, con lo que el sindicato haga y con lo que cada una de nosotras por fuera podamos realizar", puntualizó Ballesteros.

Image
Las madres argumentan que no han contado con mucho apoyo por el gobierno nacional en pandemia / Cortesía / La Opinión

Las madres aseguran que no cuentan con los protocolos de bioseguridad. / Cortesía/ La Opinión

 

Desde el sindicato nacional se viene trabajando por los derechos de la agremiación, “afortunadamente ninguna madre comunitaria ha muerto por la pandemia en Ocaña, situación que sí se ha presentado en otras ciudades. Acá sí hay madres que han tenido COVID 19 incluso familiares y otros han partido, solo nos resta pedirle a Dios que nos proteja", agregó la líder comunitaria.

Solicitan al Gobierno Nacional replantear la decisión, al menos durante el presente año, mientras se logra la inmunidad de rebaño con la vacunación.

“Vivimos con nuestros padres en la misma casa y no tenemos cómo reubicarlos. Además, existe un rebrote que afecta a los menores de edad y ellos son muy inquietos para acatar las disposiciones del distanciamiento social”, recalcó Ballesteros.

La madre de familia, María Camila Bacca, no comparte la alternancia y no está dispuesta a enviar a los niños a los hogares comunitarios. “Se socializaron las medidas de bioseguridad y protocolos establecidos por el ICBF para la alternancia de los menores de edad para reingresar a los jardines nuevamente. Un gran porcentaje no estamos de acuerdo del regreso de los niños, estamos en un pico alto y es mejor que continúen en las casas”.

La madre comunitaria Emilce Criado, indica que no existen garantías para el regreso de los niños y la situación se puede complicar con el contagio en todos los grupos etarios.

 Las madres comunitarias señalaron que, de acuerdo con un sondeo, la mayoría de los padres de familia no están dispuestos a enviar a los menores de edad a los hogares comunitarios.

Image
Javier Sarabia