Escuchar este artículo

Mercados campesinos solidarios, de las parcelas a los hogares ocañeros

Martes, 2 de Junio de 2020
La pandemia ha hecho que surjan estrategias para que los campesinos puedan vender sus productos.

En medio de la crisis ocasionada por la pandemia surgen estrategias encaminadas a la comercialización de los productos agrícolas en los municipios que integran la provincia de Ocaña.

Los mercados campesinos móviles solidarios impulsados por la Fundación Catatumbo se constituyen en una alternativa para mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la región, asegura el director ejecutivo, Jonathan Alexander Carrascal Rojas.

Le puede interesar En Chitagá reinventan estrategia para productos agropecuarios

“Es un esfuerzo conjunto entre las unidades productivas, organizaciones solidarias, gestora social de la Alcaldía y la Secretaría de Desarrollo Económico de la gobernación del Norte de Santander. Hemos comprado, pagado a muy buen precio, sin intermediaros las cosechas a los labriegos, empacado y llevado hasta las casas más de 34.5 toneladas de productos frescos para mitigar la emergencia”, señala el contador público.

Corresponde a mil 962 mercados a 25 mil pesos lo que suman unos 49 millones de pesos en esa comercialización directa de alimentos.

“Son mercados muy completos, baratos que se pueden compartir con otros miembros de la familia”, señala la compradora Ruby Navarro.

Ana Beatriz Garzón Olaya, coordinadora del grupo de desarrollo asociativo de la Unidad administrativa especial de organizaciones solidarias, adscrita al Ministerio de trabajo, manifiesta que se articulan acciones con los territorios para dejar la capacidad instalada entre los productores en aras de mejorar las condiciones de vida.

“Es la suma de voluntades donde se adoptan estrategias para la comercialización de los productos agrícolas. Los campesinos están muy contentos y esperamos que superada la crisis se continúe con el ejercicio para la compra y venta de los alimentos sin intermediarios”, agregó.
    
Operación solidaria

Los integrantes de la Fundación, como hormiguitas, coordinan el trabajo conjunto para la compra, transporte, selección, recepción de pedidos, empacado y distribución acatando todas las normas de bioseguridad.

“Hemos contado con el respaldo del alcalde, Samir Casadiegos y la gestora social Magda Pallares Torrado. Habilitan los vehículos, visitan las fincas, facilitan el centro de acopio y nuestro personal procede a organizar los mercados”, precisa Carrascal Rojas.

El ejercicio se adelanta con todos los municipios de la provincia de Ocaña e incluso echan mano de una estrategia milenaria como es el trueque con otras localidades.

“Hemos suscrito un convenio con el municipio El Playón, Santander, para el intercambio de verduras por frutas que no se dan en la región”, señala el director ejecutivo de la Fundación Catatumbo que se constituye en modelo de emprendimiento y economía solidaria.

Los 17 integrantes en medio de la emergencia adelantan la logística para mitigar los efectos de la pandemia y logran el posicionamiento en la región.

“Ya arrancamos y es producto de las mesas interinstitucionales donde los representantes legales hacen esfuerzos para aliviar la situación generada por la contingencia y se reactiva el agro de la provincia de Ocaña y zona del Catatumbo”, recalcó.

Image
La opinión
La Opinión