Escuchar este artículo

Ocaña necesita urgente un mapa de ruido ambiental

Lunes, 1 de Noviembre de 2021
Representantes de entidades ambientales coordinan acciones para elaborar el documento.

Es imperiosa la necesidad de implementar un sistema cartográfico para definir las zonas de mayor contaminación acústica como insumo a las políticas públicas encaminadas a mitigar los efectos del ruido en el municipio de Ocaña.

Así concluyeron expertos en la materia durante las mediciones realizadas en el marco del día sin carros y motocicletas en la ciudad, durante el cual las entidades recopilaron información para el procesamiento de datos y con base en las estadísticas formular proyectos destinados a disminuir la contaminación ambiental en esta zona del país.

Lea aquí: Buscan rescatar el barbatusco en la cuenca del río Tejo de Ocaña
 
El coordinador del Laboratorio de Calidad del Aire de la facultad de Ciencias Agrarias de la universidad Francisco de Paula Santander, seccional Ocaña, magíster en gestión y auditoría ambiental, Alexander Armesto Arenas explicó la importancia de fortalecer la red de monitoreo a través de un mapa de ruido como lo establece la resolución 0627 del 7 de abril de 2006. “El más reciente censo del DANE señala que el municipio sobrepasó la cifra de los cien mil habitantes y se requiere el diseño de esa herramienta para desarrollar trabajos conjuntos en cuanto a la contaminación auditiva y material particulado”, señala.

 El encuentro de las autoridades ambientales se registró en el parque principal 29 de mayo para analizar los registros de los sonómetros ubicados en sitios estratégicos con el fin de la detección de los decibeles, antes, durante y después del ejercicio.
 
El delegado de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental, Corponor territorial Ocaña, ingeniero Juan Carlos Rodríguez Osorio, indicó que los promedios durante tres horas arrojan una disminución en comparación con registros de años anteriores. “En el centro se reporta 67.7 decibeles y en otras ocasiones tenemos estadísticas de 72 y 73, lo que indica que se ha avanzado en los controles de la contaminación.

La Organización Mundial de la Salud, establece una serie de parámetros sobre las fuentes fijas y móviles de generación de sonido. De 65 decibeles hacia arriba ya se considera como ruido y los excesos puede tener consecuencias para el oído y la salud de los humanos”, aclaró el funcionario.

Conozca: En Pueblo Nuevo reclaman el arreglo del histórico templo

Con base en esos datos las entidades ambientales, tránsito, transporte, academia, gremios y fuerzas vivas efectuarán mesas de trabajo para implementar el mapa de ruido de Ocaña.

Image
Una de las conclusiones es que se requiere la implementación de una red permanente de monitoreo y un mapa de ruido como insumo para mitigar los efectos de las fuentes sonoras.

 

El secretario de Movilidad, Leonardo Moreno Bonilla, señaló que es fundamental estructurar ese documento conjuntamente con la Unidad Técnica Ambiental y la Jefatura de Planeación para determinar los puntos neurálgicos de la ciudad. “En la ciudad, según los informes recientes, circula un promedio de 70 mil vehículos entre carros y motocicletas diariamente, lo que representa casi la mitad de la población asentada y entonces esas cifras amerita un estudio técnico para elaborar el mapa y tomar acciones de contingencia”, dijo el funcionario. 

Aclaró que la alta congestión genera la polución y afecta la salud humana. La medida del pico y placa ha reducido en parte, pero no es suficiente ante la magnitud del problema en cuanto a emisión de gases y sonoridad. Una estrategia está encaminada a separar los horarios para el cargue y descargue durante de comercialización y distribución de productos”, reiteró.
 
El director de la Unidad Técnica Ambiental, ingeniero Harwin Blanco León, resalta de la unión de voluntades para identificar aquellos factores que inciden en la tranquilidad ciudadana y el desmonte de toda fuente de ruido verificando el uso del suelo. “Se deben evacuar aquellos generadores de contaminación auditiva de alto impacto de las zonas residenciales, instituciones educativas, hospitales y otras entidades. La idea es propender por un bienestar de la sociedad y ese componente ambiental está contemplado en el diseño del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial para Ocaña, agregó.

Sobre las mediciones del material particulado, Alexander Armesto Arenas indicó que se adelantan unos estudios de las variables con la Universidad de Antioquia y las curvas son bastante elevadas en la Ciudadela Norte de Ocaña por donde circulan muchos vehículos.

“En todas las mediciones los resultados son demasiado altos en la zona residencial aledaña en cuanto a la emisión de gases lo que genera enfermedades agudas respiratorias entre la población infantil hasta los 4 años y adultos mayores de 60 años de edad. Infecciones rinofaríngeas, bronquitis y amigdalitis son las frecuentes, datos confrontados con la atención en el hospital y no dejan de preocupar. Se deben tomar los correctivos”, agregó.
 
Propone que el día sin carro y motos sea para toda la ciudad, incluido el paso nacional y se haga durante los primeros meses del año durante el verano ya que las lluvias lavan la atmósfera y en octubre disminuyen los promedios.
 
Los profesionales esperan que esos datos arrojados con las mediciones no sean guardados por los gobernantes de turno en los anaqueles del olvido, sino que sirvan realmente como insumos para ejecutar programas encaminados a mejorar el medio ambiente.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Javier Sarabia Ascanio
Javier Sarabia

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda