Escuchar este artículo

Ocaña promueve lectura en niños del sector rural

Biblioteca para campesinos del corregimiento de Pueblo Nuevo.

Con el firme propósito de fortalecer el hábito de la lectura entre los niños campesinos de la región, la Biblioteca rural itinerante llegó al corregimiento de Pueblo Nuevo, jurisdicción del municipio de Ocaña, donde se desarrollan programas turísticos y culturales para el desarrollo de la región.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Mitos, leyendas, fábulas, cuentos, crónicas y novelas hacen parte del material didáctico utilizado por la Cámara colombiana del libro, la Cooperativa de Caficultores del Catatumbo, la seccional de universidad Francisco de Paula Santander, y la secretaría de Educación Cultura y Turismo para incentivar la comprensión y composición de textos entre la población infantil.

Aparte de la creación de un centro de consulta para chicos y grandes, la iniciativa se convertirá en un referente para la orientación de propios y visitantes sobre las riquezas existentes en la región, indicó el secretario de educación de Ocaña, Raúl Rolando Castro Ojeda.

Ocaña se constituye en uno de los municipios seleccionados por el Ministerio de Cultura para desarrollar procesos de formación artística con el objetivo de restituir el tejido social.
 
“Comenzamos a trabajar con la comunidad del municipio de Pueblo Nuevo porque es una maleta viajera con material didáctico donde un bibliotecario hace recorridos por las veredas realizando la promoción de lectura”, indicó Raúl Castro de la secretaría de Educación, Cultura y Turismo.

“Nos pusimos de acuerdo, fusionamos estas dos actividades para que el centro de consulta tuviera vida con un bibliotecario, elementos que no se quedarán solamente en esa donación de libros sino con la adopción de estrategias para la comprensión lectora”, agregó el funcionario.


Lea además: Mujeres promueven turismo rural sostenible en el Catatumbo


Al unir esas iniciativas se vincula a una persona que se encargue de mantener la biblioteca abierta de manera permanente con el fin de realizar actividades de extensión en los procesos de formación en literatura, cultura y formación artística a partir de la fecha.
 

Image
Los niños campesinos del corregimiento de Pueblo Nuevo de Ocaña tienen la posibilidad de participar en los procesos de formación con la implementación de la biblioteca.
 
La unión hace la fuerza  

Esa iniciativa se complementa con el proyecto liderado por el representante de la Federación Nacional de Cafeteros, Armando Amaya Álvarez, quien había logrado la asignación del material a través de la Cámara colombiana del libro para fortalecer la biblioteca de la escuela del corregimiento de Pueblo Nuevo.
 
“Mi hija, junto a mi mujer adelanta una jornada de recolección de libros en la ciudad de Bogotá, la Cámara donó 124 ejemplares para niños y jóvenes donde entregamos unos 600 textos para el corregimiento. Además, con el concurso de Raúl Rolando Castro se materializó la entrega de un computador y un videobeam para que la universidad Francisco de Paula Santander, seccional Ocaña instale un nodo y se convierta en un centro satélite en la casa del café de esa población”, manifestó Amaya Álvarez.
 
Existen textos actualizados de gran valor y se trabajará de la mano con la escuela para desarrollar espacios de integración.
 
La biblioteca funciona en uno de los salones de Cooperativa de Caficultores de Pueblo Nuevo y permite hacer uso de un auditorio que tiene el espacio para llevar a cabo otro tipo de actividades importante para los visitantes.

Por su parte, la madre de familia, Elizabeth Criado, resalta la idea ya que los niños van a interactuar, abrir su mente más allá de la imaginación, pasar una tarde diferente en el aprovechamiento del tiempo libre y compartir con los compañeros.
 
El presidente de la Junta de Acción Comunal, Luis Eduardo Díaz, se mostró bastante satisfecho y muy complacido por tenerlos en cuenta en esos procesos de formación.
 
Destacó la dotación de colecciones bibliográficas, herramientas pedagógicas y tecnológicas, y un acompañamiento formativo, a través del proyecto presentado por la Secretaría de Educación, aprobado por el Ministerio de Cultura.  


Lea además: Ocañol, patrimonio cultural lingüístico de Colombia


Además, el aporte de computadores portátiles, personal y el mobiliario necesario para su funcionamiento en beneficio de los habitantes. Este programa se pone en marcha en el segundo semestre del año 2022 y va tener la posibilidad de incrementar estrategias de educación artística en torno a la literatura.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Javier Sarabia Ascanio
Javier Sarabia
Jueves, 7 de Julio de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión