Escuchar este artículo

Por maltrato, sellan tienda de mascotas en Ocaña

Domingo, 25 de Marzo de 2018
El propietario no cuenta con la documentación al día.

Una tienda de mascotas ubicada en el barrio El Carretero de Ocaña fue cerrada por la Inspección Primera de la Policía, al incumplir con las normas para funcionar legalmente.

La titular de esa dependencia, Lizeth Méndez Páez, dijo que a pesar de los requerimientos el propietario no cuenta con la documentación al día y se constataron las denuncias de los vecinos, quienes manifestaron que las mascotas se venden enfermas y que las condiciones de salubridad del establecimiento son nulas.

En la operación, junto con la inspección estuvieron la secretaría de Desarrollo, Salud Pública, la Unidad Técnica Ambiental (UTA), el Instituto Departamental de Salud (IDS) y la fundación Huellas de la Calle.

El local veterinario fue sellado temporalmente, y de acuerdo con Elizabeth Sánchez, representante legal de Huellas de la Calle, lo sucedido en ese establecimiento es un acto de crueldad animal.

Durante la acción se rescataron las mascotas (perros y gatos), las cuales presentaban un deficiente estado en materia de salubridad y cuidado. 

“Emprenderemos acciones legales para que los animales no regresen a este mercader de la vida animal y exhortamos a las autoridades para que presenten la denuncia a la Fiscalía General de la Nación por el posible delito de maltrato animal”, agregó la representante de la fundación.

El dueño de la veterinaria puede vender productos y alimentos, pero no comercializar ni vender animales, porque incumple con las normas establecidas en la ley”, informó William Triviño, jefe de Protección Ambiental y Ecológica del Segundo Distrito de Policía de Ocaña.

“En cumplimiento de la Ley 1774 de 2016, se efectuó una retención preventiva de 11 perros y 5 gatos, de los cuales una se encuentra en estado de gestación. Por disposición del artículo 8 de esta norma, la custodia de estos animales fue dada a nuestra organización, se trasladaron a las casas de los integrantes de la fundación, como hogares de paso. Los animales se sometieron a exámenes para elaborar su historia clínica”, señaló Sánchez.

Por su parte la inspectora primera de Policía de Ocaña, Lizeth Karina Méndez Páez, explicó que hace mes y medio se había hecho una visita de inspección, a fin de darle a conocer al propietario los requisitos que exige la Ley 1801 de 2016 (nuevo Código de Policía), para que conociera la normatividad y sacará los permisos correspondientes.

“El dueño no acató, se hizo el comparendo y el cierre temporal de la veterinaria. Como esta, se harán más operaciones en otros puntos del municipio donde también se han reportado denuncias por maltrato animal, por parte de propietarios de veterinarias”, argumentó Méndez.

Image
La opinión
La Opinión