Escuchar este artículo

Reubicarán a vendedores del Santuario de Ocaña

Miércoles, 12 de Julio de 2017
Los comerciantes se mostraron dispuestos a apoyar la medida, siempre que se les brinden garantías para trabajar.

La diócesis católica de Ocaña lidera una iniciativa para reorganizar el santuario del Agua de la Virgen de Torcoroma y reubicar las ventas  de comidas, de artesanías y de otros objetos, para generar una mejor imagen entre los habitantes de la Provincia y turistas.

“El lugar santo solo se debe utilizar para la parte religiosa y no comercial”, indicó el párroco de la catedral Santa Ana, Jairo López Ramírez. 

La comunidad está de acuerdo con la medida, sin embargo, el presidente de la Junta de Acción Comunal, Edinson Barbosa Maurello, espera que no se perjudique a los vendedores informales que viven en la zona y se ganan el sustento con estas actividades.

Varias entidades suman esfuerzos para organizar el turismo religioso y gastronómico en el lugar de mayor peregrinación de la Provincia de Ocaña.

“El objetivo es brindar una oferta gastronómica y artesanal a propios y visitantes que visitan el Santuario de la Virgen de Torcoroma, sin ocasionar traumatismos”, indicó el secretario de Gobierno de Ocaña, Juan Pablo Bacca Manzano.

Con el apoyo de la Secretaría de Desarrollo Económico del departamento y la Secretaría de Educación Cultura y Turismo, la diócesis adelanta una reunión para socializar el proyecto que busca organizar a los vendedores informales.

De acuerdo con el secretario Bacca, este proyecto se iniciará con una visita al Santuario para conocer las necesidades y solicitudes de las personas que se benefician económicamente de la venta de artesanías y comidas, para que trabajen de la mano con la administración municipal y se mejore el aspecto en el menor tiempo posible.

“Fue una reunión importante abordando la problemática donde la diócesis indicó que es recinto sagrado y no debería tener ninguna actividad económica en su interior como expendio de comidas y de artesanías”, recalcó.

Se aproximan las fiestas patronales para mediados de agosto y se debe efectuar una reorganización del Santuario.

“Desde ya se trabaja en la conformación de un equipo interinstitucional para estructurar un proyecto encaminado a la generación de ingresos para las personas dedicadas a ese oficio. Se planteó la reubicación en una zona cercana o el rescate de un sitio como una plazoleta para que puedan trabajar sin inconvenientes”, agregó.

El santuario fue declarado bien cultural de interés nacional, por medio del Decreto 2861 de 1984 y en la Provincia es el espacio más visitado por los creyentes católicos, especialmente en fechas especiales como Semana Santa.

Los vendedores se mostraron dispuestos a apoyar la medida, siempre que se les brinden garantías para trabajar.

Image
La opinión
La Opinión