Escuchar este artículo

Sacerdotes de Ocaña solicitan la apertura de las iglesias

Viernes, 5 de Junio de 2020
Reclaman al presidente Duque un trato igualitario en todo el país.

Un enérgico pronunciamiento hizo el obispo de El Banco Magdalena y administrador apostólico de la diócesis de Ocaña, monseñor Luis Gabriel Ramírez, frente a las restricciones para ingresar a los templos durante la pandemia.

El alto prelado de la iglesia católica envió un mensaje al presidente Iván Duque, donde reclama un trato igualitario en todo el territorio nacional.

Solicita analizar la situación y abrir esa luz de esperanza para que los fieles hagan el ejercicio espiritual. Eleva las oraciones para que llene de sabiduría al mandatario de los colombianos y la comisión de notables que lo asesoran y decrete la apertura gradual siguiendo los protocolos de bioseguridad.

El jerarca de la iglesia católica crítica el trato que ha dado la presidencia a los actos religiosos y permite otras actividades de mayores riesgos por la aglomeración de personas.

De igual manera afirma que buena parte de los alcaldes no están en la disposición de tomar medidas frente a la autorización de los actos litúrgicos y se requiere el aval del jefe de Estado.

Lea También: Campaña ‘Diez mil ocañeros dicen sí’ por los más necesitados

El párroco de la catedral de Santa Ana, presbítero Jairo López Ramírez, manifestó que el mandatario de los colombianos debe medir con el mismo racero y respalda la petición del superior. “Uno observa que permiten la apertura de grandes centros comerciales donde hay mayores riesgos y a nosotros nos dejan de último dentro de las disposiciones. En ningún momento vamos a exponer a los fieles porque podemos tomar las medidas de sanidad necesarias”, recalcó.

El prelado de la iglesia católica en Ocaña manifiesta que a comienzos de año tuvo la oportunidad de saludarlo y plantear ideas de contenido social. Asegura que desde la mirada de un ciudadano quiere plantear la inquietud al gobierno de abrir los templos y no entiende cómo no se permite ese procedimiento guardando los estrictos protocolos de bioseguridad.

 Manifiesta que desde la Conferencia Episcopal Colombiana se han dirigido al mandatario en nombre del pueblo de Dios, mayor sensibilidad frente a la situación vivida en la actualidad.

Recuerda, además, la misión social de la iglesia de llevar mercados a los más necesitados y esos rigurosos controles entorpecen las buenas acciones. “Estoy perplejo por esa situación donde hay alcaldes durante las campañas utilizan al pueblo y ahora ni responden el teléfono. Qué Dios los perdone”, exclama.

Insta a los mandatarios a tener mayor discernimiento e indica que en la iglesia católica existen religiosos y laicos preparados para seguir las normas de seguridad sanitaria para preservar la vida de los seres humanos.

Image
La opinión
La Opinión