Escuchar este artículo

Santuario del Agua de la Virgen, con las puertas cerradas

Martes, 27 de Octubre de 2020
Esperan la reapertura para la temporada alta de fin y comienzos de año con el propósito de renovar los votos de fe.

Candados en los portales de los caminos peatonales y cercas con alambres de púa en las vías de acceso impiden el paso de los feligreses hacia el santuario del Agua de la Virgen donde se venera la imagen de la patrona de Ocaña. 

Las autoridades locales en su afán de contener la pandemia, extremaron las medidas de bioseguridad que afecta a propios y visitantes quienes suben hasta la montaña para cumplir con las promesas en el sitio donde apareció la Virgen de las Gracias de la Torcoroma.   

Esperan la reapertura del santuario durante la temporada alta de fin y comienzos de año con el propósito de renovar los votos de fe.

El sacerdote Jairo López Ramírez manifestó que no se han aprobado los protocolos para evitar la aglomeración de la gente y no se cuenta con la logística para efectuar los controles.   

Los fieles católicos indican que así como se abren bares, discotecas y casas de lenocinio se deben organizar las medidas tendientes para evitar el contagio en esos centros de adoración.

Están dispuestos a cumplir con todos los protocolos de bioseguridad para evitar la propagación del virus.

“Fui a la plaza de mercado y en un billar habían más de 30 personas sin tapabocas, ¿entonces es que allá no llega el coronavirus?”, se pregunta Miguel Ortiz, un campesino dedicado a la comercialización de tamales en el camino.

Blanca Nuria Pérez viajó desde la ciudad de Barranquilla para pagar una promesa y ante el cierre las veladoras y oraciones las hizo en la vera del camino. “Que esa llamita de la fe no se apague y queremos volver al sitio donde apareció nuestra patrona”, recalcó. 

Image
La opinión
La Opinión