Escuchar este artículo

Ojo gobernador

Martes, 26 de Octubre de 2021
Como decía el ingeniero Aurelio Silva Mujica, “una vía sin mantenimiento está llamada a su pronta desaparición”.

Indudablemente uno de los corredores viales más importantes del departamento es el que une la ciudad de Cúcuta con los pueblos de occidente, Gramalote, Santiago, Salazar, Arboledas, Cucutilla, Lourdes, Villacaro y Sardinata, y por ello es trascendental la recuperación que hace algunos años ha emprendido la gobernación del departamento para recuperar tan importante eje vial.

La carretera entre Cornejo y Santiago se encuentra bastante recuperada, así como varios tramos de Puente Gómez a Salazar, sin contar desde luego el sector del alto de los compadres que por lo menos requiere una intervención para el normal tránsito vehicular; sabemos de sus dificultades, pero no debe dejarse al abandono en que se encuentra actualmente.

Pero, siempre habrá un pero, los tramos recuperados necesitan del debido mantenimiento para su conservación o de lo contrario la vía en poco tiempo volverá a ser la de antes. Decimos esto por cuanto las cunetas y alcantarillas a lo largo de la obra se encuentran tapadas y por lo tanto no prestan la debida protección a la obra realizada.  Además los pequeños derrumbes acaecidos hace más de seis meses se encuentran todavía sin que nadie los haya removido de la mitad de la vía.

Como decía el ingeniero Aurelio Silva Mujica, “una vía sin mantenimiento está llamada a su pronta desaparición”, y eso es lo que contemplaremos en poco tiempo si las autoridades correspondientes no ponen manos a la obra y deciden hacer el correspondiente manejo adecuado del mantenimiento.

Esto señor gobernador es de vital importancia, en virtud de evitar habladurías posteriores sobre la calidad de la obra y el destino de los recursos invertidos. Puede llegar el momento de que por falta de previsión se cuestione tanto lo uno como lo otro. 

Esperamos que se acometa el debido mantenimiento y conservación para evitar habladurías y chismes de nuestra gente.

Capítulo aparte merece el tramo vial que une a Cúcuta con el Carmen de Tonchalá, sitio histórico por demás, pero que por sus escasas especificaciones y mala señalización desmotiva a quienes quisieran visitar el caserío donde se fundó Cúcuta. Merece la pena que se le dé un adecuado tratamiento si se quiere reactivar tan importante zona, además porque es la vía alterna entre los pueblos de occidente y la capital. Si llegara a presentarse algún problema de consideración entre el Zulia y Cúcuta, esa sería la ruta lógica para que el tráfico fluyera sin mayor contratiempo.

PD: no recuerdo si las obras comentadas se iniciaron antes o después de mi retiro de la Cámara de Comercio.
 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas