El trigo une a las familias de Cácota

Miércoles, 24 de Febrero de 2021
Las primeras 30 hectáreas del proyecto 'Sembradores de Futuro' dan resultados.

El proyecto 'Sembradores de Futuro por Cácota' empezó a dar los primeros resultados con la siega y trilla de las primeras 30 hectáreas de trigo que pretende rescatar los cultivos tradicionales.

La iniciativa promueve también las plantaciones de maíz, habas, fríjol y alverja en donde se beneficiaron 300 productores campesinos del municipio, quienes recibieron semillas certificadas.

Cácota, al ser uno de los municipios de la provincia de Pamplona que en el pasado se dedicó al cultivo del trigo en grandes extensiones, tuvo el privilegio de contar con los molinos de Santa Librada, Sucre y El Oriental.

Esas casas procesadoras del cereal ayudaron al desarrollo de la región y a fomentar la mano de obra productiva de los cacoteños.

Al darle vía libre a las importaciones del trigo con la apertura económica, década de 1990, afectó la producción en la región de Pamplona que tenía muchos años de existencia.

Con la llegada de cargamentos de harina de trigo a menor precio que la local y nacional, obligó a los campesinos a no seguir cultivando a grandes escalas, sino para suplir las necesidades domésticas.

Igual ocurrió con los demás cultivos tradicionales que empezaron a desaparecer de los campos locales.

La propuesta 

Es por eso que el alcalde Carlos Flórez Peña, a principio de 2020, propuso a los campesinos recuperar los valores y tradiciones de los cultivadores..

“Estamos recuperando los cultivos de trigo que era lo que trabajaban nuestros antepasados en sus terrenos”, dijo.

Para fomentar la producción, agregó que se vincularon al proyecto: Sembradores de Futuro por Cácota a 20 familias de distintas veredas del municipio.

El funcionario precisó que desde hace varias semanas los productores empezaron a cortar y trillar el grano que servirá para cubrir, en parte, la demanda de la población.

Sobre a qué le apunta con la propuesta, Flórez Peña afirmó que empezó a gestionar un proyecto a nivel nacional para adquirir la maquinaria que permitirá procesar el cereal y empezar a establecer una marca propia de harina que identifique al municipio.

“También vamos a buscar semillas nuevas que den un alto rendimiento que favorezcan a nuestras comunidades”, expresó.

Sobre los demás cultivos que hacen parte de la iniciativa afirmó que algunos están en cosecha y que en términos generales la aceptación fue total de los agricultores.

El ingeniero agrónomo César Tulio Araque Mogollón destacó como positivo el proyecto del alcalde de Cácota y sostuvo que está orientado a incentivar los cultivos tradicionales.

“Cácota fue el mayor productor de gramíneas y leguminosas de Norte de Santander, entre ellos el maíz, trigo, habas y frijol, entre otros alimentos”, precisó. Sobre el por qué se acabó el cultivo del trigo, dijo que la harina que se empezó a importar era más barata que la que se producía en la región y el país.

El profesional de la agricultura recordó que el proceso del trigo mantenía unidas a las familias y a los amigos porque entre todos colaboraban al momento de la trilla.

Para Ledin Gauta Flórez, exalcalde de Cácota, el proyecto va a ser de impacto porque se volverán a teñir de amarillo los campos al momento de madurar el trigo. “Tengo en mi mente los momentos felices que pasamos cuando éramos niños. Con los amigos nos divertíamos en las trillas. La gente se integraba, trabajaba y disfrutaba por varios días las jornadas que se complementaban con buena comida”, añadió Gauta.

Image
La opinión
La Opinión