Escuchar este artículo

Feria del libro en el parque Águeda Gallardo de Pamplona

Lunes, 14 de Mayo de 2018
El público se integró a través de la lectura, además, hicieron dibujos de rostros y caricaturas.

En cinco puntos del parque Águeda Gallardo de Pamplona se expusieron libros, se hicieron dibujos y se recreó la casa del terror. Las actividades hicieron parte de la feria del libro, que fue organizada por estudiantes de primer semestre de comunicación social de la Universidad de Pamplona.

En el espacio público, los transeuntes tuvieron la oportunidad de intercambiar libros y adquirir obras literarias por 1.000 pesos. 

“A pesar de la lluvia los puntos estuvieron repletos de espectadores”, dijo la docente Johanna Marcela Rozo, quien hizo parte de la organización de la feria a través del Taller de Escritura Rayuela.

“Nuestro objetivo es promocionar la lectura y que los niños, jóvenes y adultos se interesen por los libros”, afirmó.

Según la profesora, este tipo de actividades a campo abierto son una estrategia para llegar con más facilidad a las personas y así inculcar la importancia de las letras.

Le puede interesar Lectura al aire libre motiva a niños y jóvenes de Pamplona

La estrategia

Para que la gente tuviera acceso a la feria se organizaron por puestos en donde uno de ellos estaba dedicado exclusivamente al intercambio de libros a través del trueque. 

Allí se les permitía a los lectores escoger el libro que quisiera y cambiarlo por el que trajeran.

En otro espacio estaban expuestos todo tipo de libros, sin tener en cuenta el autor, tamaño y especialidad. Se vendían a 1.000 pesos como una manera de contribuir al fomento de la lectura.

También estaba la casa del terror en donde se promocionaban los cuentos de Edgar Allan Poe y Horacio Quiroga.

“Tuvimos el café poema en donde con una ruleta jugaban los lectores y los ganadores eran premiados con una taza caliente de la bebida tradicional colombiana”, sostuvo la académica Rozo.

Otra de las actividades que llamaron la atención fue la heladería literaria, en donde los participantes leían un texto y eran estimulados con la entrega de un helado.

Para los niños se habilitó un espacio con cuentos y textos literarios, como estímulo a la lectura infantil. También había dos estudiantes dedicadas a pintar el rosto de los visitantes con carboncillo.

Igualmente se contó con la participación de escritores de la ciudad como Verónica Vanegas, Mauricio Delgado y Mario Bermúdez.

Ellos asesoraron a los lectores e hicieron representaciones de sus creaciones literarias enfocadas a la poesía. A la jornada se vincularon la Policía, la administración municipal y las instituciones educativas de Pamplona.

Tras la buena receptividad se planteó la posibilidad de hacer dos eventos de este tipo al año.

Image
La opinión
La Opinión