Escuchar este artículo

Pamplona ha perdido el 45% del legado colonial

Domingo, 17 de Octubre de 2021
Todavía quedan 1.200 inmuebles de valor histórico representativo.

Pamplona es una de las pocas ciudades de Colombia que con empuje ha logrado salir adelante y mantener parte del legado que procede desde el momento en que fue fundada el 1 de noviembre de 1549.

Antes de empezar la segunda mitad del siglo XVI, llegaron los conquistadores que se establecieron en el que llamaron “Valle del Espíritu Santo”.

Le dieron el nombre de Pamplona, en honor al hoy Ayuntamiento de Pamplona (España), sitio de procedencia del fundador Pedro de Ursúa.

Lea aquí: Lamentan cambios en la arquitectura colonial de Pamplona

Fue así como empezó el trazado de la población con calles rectas, 38 manzanas amplias, solares, templos religiosos y en el centro la plaza principal.

Así comenzó la repartición de los lotes en donde construyeron casas en adobe, compuestas por balcones, ventanales, puertas anchas y altas.

Los colonizadores se establecieron en sitios estratégicos y a partir de ahí inició la etapa de la colonización de otros territorios y localidades.

Después de 261 años y cansados del dominio e imposiciones de la corona real española, los criollos en cabeza de la dama Águeda Gallardo Guerrero, proclamaron el 4 de julio de 1810 el Grito de Independencia, siendo una de las primeras poblaciones en la Nueva Granada en revelarse del dominio extranjero.

De la colonia, pasando por la independencia, la república y los tiempos actuales, Pamplona conserva mínima parte de esas casonas antiguas de grandes ventanales y balcones.

Poco a poco el llamado desarrollo la fue absorbiendo y con la permisividad de las autoridades municipales en los últimos años han depredado casi el 50% de las casas coloniales y republicanas.

Ese dio paso a edificaciones de ladrillo y cemento que, sin ninguna estética, acabaron hasta con las calles empedradas y los inmuebles de corredores y solares amplios.

De la Pamplona del pasado solo quedan fotografías y una maqueta amplia construida por el pintor y cuentero Emiliano Villamizar.

 

Preocupado 

El arquitecto y quien es uno de los profesionales que ha investigado el tema de la arquitectura colonial, Óscar Villamizar afirmó que a pesar del ritmo de destrucción de las casonas, en Pamplona todavía quedan en pie 1.200 inmuebles de valor histórico representativo.

Lea además: Pamplona pierde su legado colonial

De esa cifra, precisó que 60 fueron declarados Bienes de Interés Cultural Municipal y otros de Interés Cultural Nacional, que cuentan con protección integral en el PEMP.

“Con mucha tristeza tengo que decirlo que Pamplona ha perdido más del 45% de estos bienes a partir de la década de 1960”, manifestó.

El arquitecto, quien está radicado en Bogotá por cuestiones laborales, dijo que cada vez que viene a Pamplona se encuentra con nuevas edificaciones en donde antes eran inmuebles de tipo colonial.

Considera que no solo se le está haciendo un atentado al patrimonio de la ciudad, sino a las normas del Plan Especial de Manejo y Protección del Sector Antiguo de Pamplona (PEMP), que fue concebido para protegerlo.

A todo esto, agregó que se le suma la pérdida de los valores ambientales que desmejoran la calidad de vida de las familias ubicadas en los alrededores de las moles de cemento, al no cumplir con los porcentajes de patios o áreas que deben tener cualquier edificio del país.

Villamizar, enfatizó que la entidad que debe velar para que no hagan intervenciones en los bienes que quedan en el Centro Histórico es la Junta Técnica Asesora de Patrimonio, que está por encima de las decisiones que pueda tomar en su momento, quien ejerza como secretario de Planeación o de las mismas decisiones o imposiciones del alcalde de turno.

“Las fichas uno y dos son de estricto cumplimiento de acuerdo a la Resolución 2111 de 2009 que aprobó el Plan Especial de Manejo y Protección del Sector Antiguo de Pamplona, declarado Bien de Interés Cultural del Ámbito Nacional”, advirtió Villamizar, quien prepara un documento sobre historia urbana de Pamplona.

La investigación abarca desde la arquitectura colonial, republicana, de transición y la moderna que contendrá aspectos significativos de los inmuebles que sean seleccionados. 

Conozca: El pan con vendaje, tradición camino a desaparecer

Intervenciones

El secretario de Planeación, Carlos Parada recordó que en el PEMP, cada inmueble tiene una ficha normativa que determina los niveles de intervención que se pueden hacer al momento en que los propietarios soliciten algún tipo de licencia.

Al momento de otorgar los permisos, añadió que se debe analizar en qué nivel figura en la ficha.
En caso de que el predio sea del nivel dos se puede intervenir conservando en la fachada las mismas características.

En caso de tener un segundo cuerpo, se puede elevar otro piso, siempre y cuando se sigan las mismas connotaciones y que esté aprobada por la Junta de Patrimonio.

En el caso de los bienes de interés cultural e histórico, afirmó que en el Plan Especial de Manejo y Protección del Sector Antiguo de Pamplona, hacen parte de la ficha del nivel uno.

Esto significa que no se deben intervenir o hacerles reformas como en el caso del museo de Arte Moderno Eduardo Ramírez Villamizar, que funciona en la antigua casa Las Marías.

También el Museo Colonial, la Museo José Antonio Anzoátegui y la Casa Águeda Gallardo.

Al igual que al ser de carácter cultural hay otros inmuebles que no se puede intervenir o modificar como la Casa de las Cajas Reales, la Plaza de Mercado, el templo de Nuestra Señora de Las Nieves, El Santuario de El Huerfanito, Las Clarisas y Catedral Santa Clara.

Al igual que las casonas en donde nacieron o vivieron personalidades de Pamplona y que están protegidas por el PEMP.

Le puede interesarParque Águeda participará en la X Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo

Los pamploneses consultados sobre el tema del patrimonio local consideran que, desde la misma alcaldía, la llamada Junta Técnica Asesora de Patrimonio Municipal y el Ministerio de Cultura le debían poner freno a la destrucción sistemática de los inmuebles de carácter cultural e histórico.

También opinaron que, en Villa de Leyva, Barichara, Mompox y otras ciudades de Colombia las autoridades se afanan por conservar las casas de tipo colonial. 

“En Pamplona es caso contrario, las están tumbando o las dejan que se caigan para construir edificios o locales comerciales”, señalan.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Roberto Ospino

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas