Escuchar este artículo

Pamplona, puerta del desarrollo regional

Domingo, 30 de Agosto de 2020
Con la construcción de la Autopista 4G entre Bucaramanga y Cúcuta se abrirán nuevas oportunidades de progreso y desarrollo.

Pamplona a través de sus 471 años de fundación tiene el compromiso de continuar propiciando el desarrollo de la región y de conservar el título de Ciudad Estudiantil de Colombia.

De aquí partieron las expediciones que fundaron las principales ciudades del oriente colombiano, al igual que algunas localidades de Venezuela.

Esto hizo que desde Pamplona empezara a gestarse las primeras ideas que años atrás fueron germinando, convirtiéndola en epicentro de grandes empresas.

A la par de ese desarrollo se arraigó como la “Atenas” de la Educación, porque se fundaron colegios y escuelas, llegando estudiantes de todas partes del país, muchos de los cuales procedían de Venezuela.

Afloró la religiosidad dejada por los fundadores españoles, al igual que la cultura, la gastronomía, el arte y demás manifestaciones que han contribuido al reconocimiento que tiene ganado como Ciudad Fundadora de Ciudades y de otros nombres que le han dado prestigio.

Para el director de la Cámara de Comercio, Carlos Solano Espinosa, Pamplona desde  su fundación y siglos después se fue afianzado como una de las poblaciones pequeñas que aglutinó una serie de empresas que ayudaron a forjar el desarrollo industrial del país y en 1882 se creó el Banco de Pamplona, que se constituyó en un sostén de la incipiente economía criolla.

A partir de 1900 y los años siguientes a 1940, teniendo como base las iniciativas propias se procesaban bebidas refrescantes. Surgieron las primeras fábricas de cervezas y gaseosas que fueron pioneras en este tipo de negocios en el país. 

Ante el auge de la región con cultivos de trigo, la empresa Bavaria estableció una procesadora de malta y llegó un ciudadano venezolano (Pedro Lara) que instaló una de las primeras fábricas de textiles en el oriente colombiano.

De acuerdo con Solano Espinosa, en Pamplona y la región se construyeron las primeras molineras, entre ellas la de Herrán que en su tiempo fue la más grande de Colombia, en 1924, y que todavía permanece en pie parte de la estructura.

Como producto del acelerado proceso industrial se establecieron fábricas de alpargatas, balones, curtiembres, sillas para cabalgar y ladrilleras en donde todavía hay algunas que se desisten a dejar de humear.

A la par a estos procesos industriales y que tenían gran aceptación a nivel regional, nacional e internacional también surgieron salsamentarías, producción de jabones, entre ellos, el famoso de la tierra, dulcerías, fábricas de juguetes y la panadería tradicional pamplonesa.

Para el representante del gremio de la producción, la población se destacó por tener personas emprendedoras, con conocimiento y arraigo, que permitió mantener por muchos años el calificativo de pilar del desarrollo regional.

De acuerdo con el director de la Cámara de Comercio, esas grandes fábricas poco a poco fueron quedando cesantes, porque en otras zonas del país empezaron a establecer este tipo de negocios, al igual que la introducción de productos extranjeros impidieron continuar con el auge empresarial.

También el estado de las carreteras a Cúcuta que comunicaban con Venezuela y punto de salida por el puerto de Maracaibo (Venezuela), igualmente influyó en el desmonte de las fábricas que se establecieron en Pamplona. Apagaron y se fueron.

Ya en otras regiones empezaron a mejorar las conectividades terrestres, contrario a la de vía Pamplona-Cúcuta que fue terminada en 1928, pasando más de 40 años para que le hicieran el primer tramo de pavimento.

Sumado a eso, los constantes derrumbes y la pérdida de la banca se constituyeron en otros obstáculos que no dejó que fluyera normalmente el intercambio comercial.

Con todas esas dificultades y la competencia que emergieron en otros sectores de la nación, incidieron para que el auge industrial de la Ciudad Mitrada, decayera; pero sin restarle importancia porque continúa hasta la fecha siendo generadora de nuevas oportunidades comerciales, educativas, culturales, religiosas e impulsadora del renglón turístico.

En cuanto a las proyecciones que se plantean está la de fomentar la vocación agrícola, continuar con los oficios, artes que perduran en el tiempo, bienes, servicios representados en hotelería y la gastronomía.

Prospectiva  

El rector del Instituto Superior de Educación Rural (Iser), Mario Conteras Medina, cree que la educación seguirá siendo uno de los mayores generadores de progreso en Pamplona, así como jalonador de empleo, sostenibilidad, vocación y preparación de nuevos profesionales en distintas áreas del conocimiento.

La Ciudad del Saber, como también se le conoce, a partir de 1956 con la creación del primer centro piloto de educación rural y vocación técnica, le dio otra dinámica con la llegada de estudiantes de todo el país.

“Tenemos personal altamente calificados que nos han ayudado de direccionar los temas educativos, creación de empresas y de aportes a los demás procesos de competitividad en la región y el país”, dijo. 

En 1960, con la Universidad de Pamplona se abren nuevas posibilidades de seguir impulsando la ciencia y el saber, formando profesionales que han ayudado al desarrollo de Colombia.

Este centro educativo está a un paso de lograr la acreditación institucional lo que le permitirá ser la única institución pública de educación superior de Norte de Santander en alcanzar este logro que mejora la oferta académica, científica e investigativa.

El alcalde de Pamplona, Humberto Pisciotti, quien tiene menos de siete meses en ese cargo, considera que Pamplona a través de los años sigue conservando la importancia histórica, social, económica, cultural, religiosa y académica.

“Tengo que decir con orgullo que a nuestra ciudad ninguno le ha dado nada, todo se lo ha ganado con el empuje de su gente”, afirmó.

Sobre como proyecta al municipio en los próximos años, aseguró que hay que potenciar el renglón turístico, el cual debe ir acompañado de lo ecológico y ambiental.

El arquitecto Óscar Javier Jaimes Cacua afirma que a Pamplona le llegará una nueva oportunidad con la construcción de la doble calzada, porque acortará las distancias entre Bucaramanga y Cúcuta.

Esto, a su juicio, dará una nueva dinámica de desarrollo a la ciudad, porque van a venir inversionistas, empresas, industrias y personas a disfrutar también de las bondades turísticas, se fortalecerá el componente educativo y la academia continuará jugando un papel preponderante. 

Image
Roberto Ospino

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas