Escuchar este artículo

Proyecto para cultivar arveja intensivamente en Pamplona

Miércoles, 1 de Marzo de 2017
Las mediciones se adelantan en las veredas Monteadentro, Chíchira, Rosal y Totumo. 

Para establecer los sectores en donde se van a cultivar 40.5 hectáreas de arvejas, representantes de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, de la Asociación de Productores Agropecuarios (Aspagro) y de la Alcaldía de Pamplona, con la colaboración de la Policía, adelantan la georreferenciación de los predios de los 81 beneficiarios.

Las mediciones se adelantan en las veredas Monteadentro, Chíchira, Rosal y Totumo. En estos sectores, que hacen parte del proyecto productivo, se mejorarán las condiciones de vida a las familias campesinas.

El secretario de Desarrollo del municipio, Nelson Villamizar Gómez, quien ha estado al frente de la iniciativa, precisó que de esta manera se determinarán las coordenadas y alturas en donde se van a establecer los cultivos en cada una de las parcelas.

“Estas personas tradicionalmente han cultivado arvejas; lo que se busca es que lo hagan utilizando mejores técnicas y semillas certificadas que aumentarán las cosechas e igualmente los ingresos económicos”, dijo Villamizar.

El funcionario sobre el avance del procedimiento, indicó que se ha avanzado en la georeferenciación y el censo en 50 productores campesinos, quedando para el transcurso de los días, 31 familias.

Para que el proyecto continúe de manera normal y empiecen los cultivos se requiere que las entidades que aportan los dineros envíen a la Cámara de Comercio (Bucaramanga), las disponibilidades presupuestales.

El proyecto cuenta con la vinculación de la Gobernación (85 millones de pesos), Alcaldía de Pamplona (30 millones), productores (342 millones), aliado comercial (26 millones) y  ministerio de Agricultura (298 millones). El Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), lo hace con capacitaciones y talleres.

Encuesta

Durante el procedimiento otro grupo se dedica a la aplicación de una encuesta empresarial, ambiental y económica.

En este sentido el funcionario precisó que el propósito de la recolección de información es establecer como desarrollan los procesos productivos en las fincas y en qué condiciones viven.

En ocho formatos se les indaga sobre que cultivan, cantidades, tierra disponible para las siembras, cuántos miembros de la familia son, disponibilidad de agua, las ganancias que perciben mensualmente con lo producido en las parcelas y si dispone de seguridad social y auxilio de transporte.

“Cuando se consolide la información el Gobierno Nacional va a saber qué impacto va a tener el proyecto y como contribuirá a mejorar la calidad de vida de los campesinos beneficiarios con el cultivo de este tipo de leguminosa”, afirmó.

Image
La opinión
La Opinión